Si estás embarazada, estas son las cosas que debes evitar

Las duchas de agua caliente no están recomendadas

El embarazo es una de las etapas más especiales en la vida de una mujer. Implica un amplio abanico de cambios a nivel físico y mental, lo que obliga a la mujer a adquirir una serie de hábitos saludables. Por supuesto, esto implica decir adiós a una serie de hábitos nocivos, como por ejemplo fumar o beber alcohol. No hay que olvidar que muchas de las cosas que haga la futura mamá repercutirán en su bebé.

Tomar alcohol

Hay muchísimas mujeres que creen que por tomarse una copa de vino de vez en cuando no pasa nada, sobre todo en el primer trimestre. Pero nada más lejos de la realidad. Varios estudios han demostrado que la concentración de alcohol en sangre de la madre es muy similar a la del feto, así que mejor olvidarse de este hábito durante la gestación y la lactancia.

Fumar

Fumar es uno de los hábitos menos saludables que existen, más aún en el embarazo. La razón es que aumenta de forma notable el riesgo de aborto y de parto prematuro. A esto hay que sumar que los bebés que nacen con poco peso tienen un mayor riesgo de sufrir el Síndrome dela Muerte Súbita del Lactante.

Hacer ejercicio de alto impacto

Llevar un estilo vida saludable durante el embarazo es de vital importancia para la salud tanto de la madre como del bebé. Esto implica comer bien y hacer ejercicio. Ahora bien, el ejercicio debe ser moderado. El de alto impacto no está en absoluto recomendado.

Hacer dieta

Como resulta lógico, el embarazo implica un aumento de peso. Además, las mujeres gestantes tienden a retener líquidos, lo que hace que tanto el peso como el volumen vayan subiendo. Esto hace que la figura cambie, pero no por ello hay que ponerse a dieta. Un plan de alimentación demasiado restrictivo, con un déficit de nutrientes, puede afectar significativamente al desarrollo cerebral del feto.

Ducharse con agua muy caliente

Aunque pueda parecer que ducharse con agua muy caliente es un hábito saludable porque tiene efectos relajantes, no está recomendado. El cuerpo no debe superar los 38,9 grados, sobre todo en el primer trimestre de gestación. Una temperatura por encima de los 39 grados podría afectar al sistema nervioso del bebé. Por lo tanto, el agua de la ducha y de la bañera nunca debe superar los 35 grados.

Estos son los hábitos que una mujer embarazada debe evitar, por ella y por su bebé.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...