¿Quién erra en las malas notas: padres o hijos?

Cuando un chico saca malas calificaciones se le culpa por ello, sin considerar que los papás también son responsables. ¿Cuál es el papel de cada uno ante este hecho?

De quién es la responsabilidad de las malas calificaciones de los niños

La responsabilidad de los padres en el rendimiento académico de los hijos, ha sido tema de debate durante mucho tiempo. Hay quienes consideran que las malas calificaciones de los niños son culpa de los progenitores. Otros opinan que las notas de cada estudiante, buenas o malas, dependen solamente de sí mismos.

Lo cierto es que cada niño, indistintamente de su carga genética, es un ser moldeable, y son sus papás quienes tienen el compromiso de impulsar sus potencialidades. De hecho, la estimulación debe iniciarse desde la concepción, para mejorar sus procesos cognoscitivos. y lograr que el pequeño se desenvuelva adecuadamente desde los comienzos de su educación formal.

¿Qué factores influyen en la obtención de buenas notas?

El apoyo del padre y la madre es fundamental para el éxito escolar de los hijos. No se trata solamente de ayudarlos a hacer las tareas. Su participación tiene que ser activa, con presencia regular en juntas y conferencias de padres y maestros, y en reuniones privadas donde se discuta el progreso individual del niño.

Lo indicado es estar al pendiente de todo lo que a planificación escolar se refiera, para poder estar en capacidad de colaborar. Cuando el trabajo es mancomunado, mayores son las posibilidades de éxito.

A veces resulta complicado abocarse correctamente, debido a los múltiples compromisos con el empleo, las actividades domésticas y otros quehaceres, que disminuyen la atención que los hijos necesitan. Eso influye negativamente en el desempeño de los chicos.

Tampoco faltan los padres apáticos y desinteresados hacia el proceso educativo de los peques. Creen que trabajar duro para comprar los útiles y proveerle los alimentos es suficiente. ¡Cuán equivocados están!

En ambos casos, los infantes suelen mostrarse desmotivados, sin ganas de asistir a clases. Les da igual salir bien o mal en las evaluaciones, porque eso pareciera no ser importante para nadie. En consecuencia, pueden convertirse en los peores alumnos del colegio.

La otra cara de la moneda

Algo distinto ocurre en aquellos niños cuyos padres se preocupan por asistirlos en los deberes, en la preparación de los exámenes, y en la elaboración de proyectos e investigaciones. Revisan las mochilas, acuden a las juntas, los acompañan a los actos especiales… En fin, comparten con los hijos su vida escolar.

Estos niños suelen tener calificaciones excelentes. Se sienten animados, con buen nivel de autoestima y seguridad en sí mismos. También son los niños con mayores posibilidades de estudiar una carrera universitaria, conseguir un buen trabajo y una mejor calidad de vida. Ese el deseo de todo padre. Sin embargo, muchos desconocen que depende mucho de ellos, que eso pueda o no cumplirse.

¿Cómo ayudar a los hijos a tener buenas notas?

La estimulación temprana y oportuna es clave. No se debe perder ni una sola oportunidad para desarrollar destrezas y fomentar la inteligencia de los niños.

Por otra parte, desde el inicio escolar es importante la creación de hábitos de estudio que alimenten la disciplina, el orden y el deseo de superación. Esto garantizará que al finalizar la educación primaria cumplirán por sí solos con sus deberes escolares. No obstante, no se debe restar peso al acompañamiento y apoyo en ninguna de las fases.

Debe mantenerse contacto con los docentes e indagar sobre cuál es la mejor forma de cooperar con los hijos, según su nivel académico. De este modo, será más fácil aplicar correctivos a tiempo. Nadie mejor que los padres para incitarlos a seguir adelante, elogiando y reforzando sus logros. La demostración de preocupación por lo que realizan en la escuela, les hace sentir queridos.

La maternidad/paternidad es para siempre. No importa la edad de los hijos. Hoy serán unas buenas notas y mañana un título universitario. No hay que buscar culpables, sino formar triunfadores.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...