¿Por qué madre y bebé deben estar juntos después del parto?

Durante sus primeros minutos, el recién nacido se comienza a acostumbrar a la vida extrauterina y es la mamá quién debe liderar este proceso. Aquí te explicamos por qué.

unión entre madre y bebeConexiones cerebrales emocionales eso es lo que se genera durante los primeros mil segundos de vida del bebé, cuando al nacer lo juntan, piel con piel, con su madre. Durante sus primeros minutos, el recién nacido se comienza a acostumbrar a la vida extrauterina y es la mamá quién debe liderar este proceso. 

Nils Bergman, especialista sueco en neurociencia perinatal, asegura que después del parto se producen diferentes procesos críticos. La conexión instantánea madre e hijo los regula con mayor efectividad, por lo que la separación lo que genera es la interrupción de esos procesos tan importantes.

Amamantar es la clave

El neonatólogo afirma que obstaculizar la relación entre la madre y el bebé después del parto afecta, principalmente, lo que debe ser para la criatura una lactancia materna optima. Plantea que esto depende de que se produzca entre ambos una conexión emocional profunda. 

Durante las primeras horas es necesario que el bebé sea amamantado. En caso de que madre no pueda, recomienda que se le extraiga el calostro para suministrárselo al hijo. Es un proceso que se debe realizar antes de los 60 minutos, porque después el suministro de calostro disminuye.  

Piel con piel

Después de la primera hora de nacido madre e hijo deben dormir juntos, para que luego cuando el pequeño despierte vuelva a ser amamantado. Bergman indica que ambos necesitarán de alguien que se mantenga a su lado. No hay que dejarlos solos.

Cuando la madre necesite descansar, levantarse para estirar o bañarse, el padre del niño debe estar dispuesto a cuidarlo y, sobre todo, a estar disponible para que no se pierda el contacto piel con piel hasta que la madre se reintegre a la protección del pequeño. 

¿Cómo conseguir una buena conexión emocional?

Ya vemos que cuidar la conexión emocional, que se genera durante los primeros instantes del bebé, es importante. Bergman aporta la siguiente guía para garantizar que sea buena: 

  1. Después del parte se debe colocar al bebé en la barriga de la madre. 
  2. No cortar el cordón umbilical.
  3. Secar a la criatura y cubrir su cuerpecito con una toalla tibia 
  4. Cuando el recién nacido esté seco, pasarlo al pecho de la madre, manteniéndolo rodeado por otra toalla precalentada. 
  5. No molestarlos.
  6. Animar a la mamá a observar al bebé, que le hable o le cante. Es momento para que se conozcan y se comiencen a generar las conexiones cerebrales emocionales. 
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...