Piernas de hierro para niños mutilados

Louis es un artesano africano que trabaja fabricando prótesis con hierros de desecho, para solucionar los problemas de movilidad de los niños africanos que sufren la amputación de sus piernas.

Louis el artesano

Un artesano africano que tiene un pequeño taller con herramientas algo precarias adquiridas de segunda mano, fresadora, torno, soldador, maza, etc., fabrica piernas de hierro para niños mutilados. El artesano es un congoleño llamado Louis que decidió iniciarse en el diseño y fabricación de este tipo de prótesis rudimentarias para aquellos niños que tienen problemas de movilidad, ya sea por una enfermedad que afecta a las extremidades o por estas mutilados, una de las consecuencias de las guerras, accidentes con las minas o enfermedades que obligan a amputar los miembros.

Louis desarrolla esta actividad desde hace seis años y decidió iniciarse en ella, a raíz de los problemas de movilidad que tenía, fabricó una prótesis de hierro para intentar mejorar su movilidad y en ese momento decidió que quería ayudar a quienes tenían el mismo problema. Siempre hablamos de la necesidad de mejorar la sanidad en los países en vías de desarrollo, hemos hablado de vacunas o de formación de matronas, de equipos hospitalarios básicos, de innovadoras incubadoras de bajo coste, pero el tema de las prótesis es algo de lo que no se habla mucho, a pesar de que miles de niños sufren la amputación de un miembro, no se destina una ayuda significativa a intentar mejorar su movilidad.

Este taller humilde con herramientas precarias y conocimientos mínimos logra mejorar la vida de muchos niños. El artesano intenta trabajar con total precisión, realiza bocetos en papel y hace a medida las prótesis infantiles de hierro. En este artículo nos hablan de un niño de 13 años que observa cómo trabaja el artesano, parece ser que el pequeño tiene una malformación en el pie y otra en el fémur que le impiden poder moverse con normalidad. Le van a practicar las amputaciones en el Hospital Heal África, pero no tiene miedo, está viendo como Louis trabaja dando forma a las prótesis que le ayudarán a poder desplazarse.

En la entrevista demuestra tener una gran fortaleza, no tiene miedo y está agradecido porque va a poder llevar las prótesis, gracias a ellas va a poder andar e ir a la escuela. Este es uno de muchos casos de niños cuyo destino es sufrir una amputación, el taller representa un halo de esperanza para estos niños. El centro de ortopedia de la asociación ACDF (African Community Develooment Foundation) trabaja con este herrero que fabrica piernas ortopédicas, la misión de esta asociación es mejorar el bienestar y la vida de las comunidades africanas mediante la mejora de la capacidad de los individuos.

Prótesis en Áftica

Muchos niños conviven en el centro de esta asociación a la espera de que el artesano les fabrique unas piernas de hierro. Parece ser que no reciben ayuda gubernamental y el centro sólo cuenta con la ayuda de una ONG y de voluntarios, con un presupuesto de 55.000 euros al año, se alimenta a todos los niños y se fabrican las prótesis. Nos sorprende que la comunidad internacional no ayude a esta asociación y al taller que fabrica las prótesis, se dilapidan millones de euros en iniciativas algo dudosas, y en cambio no se puede destinar una pequeña partida presupuestaria que significaría la mejora de la calidad de vida de muchos niños que sufren la falta de movilidad.

No nos queda más que reconocer la labor de Louis y su empeño por solventar los problemas de movilidad de los niños africanos, os recomendamos leer el artículo, no tiene desperdicio, unos hierros de desecho y el ingenio de un artesano logran que los niños puedan volver a caminar.

Fotos | Alberto Rojas

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...