Muy pocas personas trabajan en lo que soñaron cuando eran niños

Un estudio muestra que muy pocas personas trabajan en lo que soñaron cuando eran niños, concretamente sólo un 6% de los niños logran desempeñar en edad adulta el trabajo que soñaron. Las razones son varias, el nivel de autoestima, la educación en el hogar, la educación de los padres, los factores socio-económicos, etc.

Un estudio desarrollado por la Universidad Carlos III de Madrid ha analizado los procesos que influyen en la formación de las aspiraciones ocupacionales de los niños, prestando sobre todo atención en aquellos factores que intervienen en la elección típica según el género. De las conclusiones obtenidas se desprende que en la elección de la carrera profesional intervienen factores como la autoestima y los estudios que hayan cursado los padres.

Según la investigación, los niños que quieren desempeñar cuando sean adultos una actividad profesional que se considera típica según su edad, tienen más posibilidades de alcanzar su sueño, sin embargo, sólo un 6% de ellos logran su objetivo, lo que demuestra que muy pocas personas trabajan en lo que soñaron cuando eran niños.

En este trabajo se han analizado dos factores que se consideran determinantes, por un lado los que están relacionados con las características del entorno familiar, como por ejemplo la ocupación de los progenitores y la distribución de roles de sexo en el hogar. Y por otro, la psicología de los niños, especialmente la autoestima y grado de motivación en los estudios. Se concluye que el comportamiento de los padres en relación con las tareas del hogar influye en cómo los niños aprenden los roles apropiados según sexo, así, en las familias que reparten de forma tradicional las tareas domésticas, los niños aspiran a desempeñar trabajos masculinos.

Aspiraciones profesionales

Esto no ocurre con las niñas, aunque el reparto de tareas sea muy tradicional (la madre se hace cargo del hogar), no tienen una tendencia a desempeñar trabajos típicos asociados a su género. Los recursos económicos de los padres afectan de forma decisiva a las aspiraciones ocupacionales de los niños, si los padres han realizado una carrera universitaria, las niñas aspiran a la cúspide de la jerarquía profesional, es decir, aquellas profesiones donde la presencia de la mujer es más reducida, directivas, managers, etc. En los niños, la investigación determina que con padres que han ido a la universidad, aspiran a ocupaciones menos habituales que las que desempeñan otros niños. Se cree que esto es debido a la educación que reciben, posiblemente conlleva valores más igualitarios.

Las conclusiones del estudio determinan también que la autoestima es un factor de gran importancia, especialmente en los niños. Quienes tienen un nivel de autoestima más elevado son los que aspiran a ocupaciones menos típicas en su género, teniendo más capacidad para ir en contra de esas normas establecidas según el sexo. Para desarrollar este estudio los expertos han trabajado con los datos de 1.693 niños y 1.667 niñas con edades comprendidas entre los 11 y 15 años, de las encuestas realizadas por British Household Panel Survey desde esa edad y hasta que empezaron a trabajar en edad adulta.

La educación en el hogar, la motivación, la autoestima, los factores socioeconómicos… son varios aspectos los que influyen para que un niño pueda desarrollar en edad adulta el trabajo soñado. Si a esto le sumamos las trabas del Gobierno, sobre todo los recortes en educación y un sistema que no funciona, quizá no se alcance ni ese 6%. Aquí podréis conocer más detalles sobre esta interesante investigación.

Foto | Orfeo 17

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...