La religión no será un motivo para no vacunar a los niños en Nueva York

Se ha aprobado un Proyecto de Ley en el que se determina que la religión no será un motivo para no vacunar a los niños en Nueva York, se acabó la exención de la vacuna por motivos religiosos. Hay que decir que cientos de personas, muchas de ellas con bebés e hijos pequeños, se han opuesto a la medida.

Vacuna contra el sarampión

En Nueva York (Estados Unidos) se ha dado un paso más en la lucha para que los niños sean vacunados, a partir de ahora la religión no será un motivo para no vacunar a los niños, recordemos que hasta no hace mucho, los padres podrían oponerse a la vacunación de los niños por razones religiosas o filosóficas. Pero la falta de vacunación es responsable del actual y peor brote de sarampión que se está sufriendo en Estados Unidos en los últimos 25 años y estados como Nueva York, son los más afectados por la enfermedad.

Hasta el momento se habían tomado algunas medidas para conseguir que los niños fueran vacunados, se ha declarado una emergencia de salud pública, se ha prohibido que los niños sin vacunar acudan a espacios públicos, e incluso se han empezado a imponer sanciones a los padres que no han vacunado a sus hijos contra la enfermedad, pero la realidad es que no basta con estas medidas, sería necesario introducir la obligación de vacunación a nivel federal, porque el problema de un estado se puede trasladar a otro como Maine, donde la tasa de vacunación es una de las más bajas de Estados Unidos.

El caso es que los legisladores de Nueva York votaron ayer para poner fin a la exención de la vacuna por motivos religiosos, algo que no ha sentado nada bien a algunos colectivos que aseguran que se están infringiendo los derechos religiosos y constitucionales. Pero dado que se ha declarado una emergencia de salud pública, los políticos no han dudado en introducir la medida para hacer frente a este problema que es particularmente grave, donde muchos casos de sarampión se han originado en comunidades judías ortodoxas por la falta de vacunación.

Parece ser que en la votación de ayer acudieron cientos de personas que se oponían a la medida y muchos de ellos llevaban a sus bebés y niños pequeños, los manifestantes suplicaron que se rechazara el Proyecto de Ley, pero no lograron su objetivo, se puede decir que eran cientos de personas a las que no les preocupaba que sus hijos pudieran contraer la enfermedad y sufrir sus consecuencias. Los opositores han argumentado que es la voluntad de Dios no vacunar (será interesante saber de dónde sale este argumento) y que tienen derecho como padres a oponerse, explicaciones sin sentido y sin peso ético y científico.

Ya no se trata de hacer frente al actual brote, sino de prevenir futuros brotes y para ello la única vía es la vacunación. Según leemos aquí, los legisladores comentan que comprenden y respetan la libertad de religión, pero su principal trabajo es proteger la salud pública y, por ello, seguirán con su trabajo para detener el brote y prevenir futuras transmisiones de la enfermedad. Está claro que las peticiones que se realizan para que los padres estadounidenses que vacunen a sus hijos contra el sarampión, caen en saco roto, por ello es necesario introducir medidas legislativas que protejan a los niños y a la población en general.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...