Enseña a tus hijos a compartir con estos trucos

A los pequeños les cuesta prestar sus pertenencias a sus amigos o hermanos. Es importante hacerlos cambiar de parecer. Con estos consejos se les puede motivar a ser más generosos.

Enseña a tus hijos a compartir

Los padres tienen la responsabilidad de enseñar a sus hijos a compartir. Una buena táctica es crear espacios donde los infantes tengan que prestarse sus juguetes o dividir parte de su merienda. También hay que elogiarlos cuando permitan, por ejemplo, que sus amigos usen sus libros o colores, y animarlos a llevar cuentos al salón para que los lean y los comenten juntos en clases o en el recreo. 

Como papá o mamá debes querer que tus niños aprendan a desenvolverse con soltura en la sociedad, y eso implica inculcarles la importancia de colaborar con los demás o de repartir algunas de sus cosas si fuese necesario, pero no puedes obligarlos. La opción más sana es la estimulación mediante comentarios positivos para que lo hagan de forma voluntaria.

Enseñanzas a través del diálogo

A través de historias y conversaciones frecuentes, puedes propiciar acciones generosas en tu pequeño. La buena comunicación hará que se entiendan y conozcan mutuamente, y le dará la confianza para que exprese con palabras sus inquietudes y sentimientos. No dejes de lado los consejos sobre la necesidad de compartir. Hazlo más fácil con estas recomendaciones:

  • Promueve el dialogo: Si notas que se muestra celoso y arisco con sus pertenencias, intenta averiguar las razones. A veces ni ellos mismos tienen la respuesta. El problema pudo surgir de un pequeño tropiezo con sus amiguitos. Por ello, debes instarlo a que te cuente lo que le sucede y, a partir de allí, orientarlo de la mejor manera posible. Pregúntale, sin reprimendas, por qué no quiere compartir sus pertenencias.
  • Muéstrale que todo tiene solución: A veces los niños no consideran todas las alternativas de solución que tiene un problema. Por eso, muéstrale que puede jugar con el oso de peluche o el tren por tandas, o usar la bicicleta mientas su hermano utiliza la pelota.
  • Invítalo a compartir. Dile que compartir es diferente a obsequiar. Que si lo hace, puede juntar sus juguetes con los de sus amigos para que tengan más alternativas de distracción. Así harás que la idea sea más atractiva para él.
  • Ayúdalo a prepararse mentalmente: Cuando se acerque el momento de jugar puedes preguntarle qué juguetes quiere compartir y cuáles prefiere guardar. Para compartir puedes proponerle colores, ladrillos y aquellas piezas con las que se desenvuelva mejor. Aconseja a las otras madres que incluyan algunos muñecos de sus hijos, así la situación se tornará equitativa, y él irá asimilando el hecho de compartir como algo común.

Las acciones cuentan a la hora de enseñar

De una u otra manera tus hijos interpretan que “papá y mamá hacen lo correcto”. Es decir, se guían por tu comportamiento para saber cómo deben actuar. Por ello es fundamental que cuides la manera en la que te comportas frente a ellos y las conductas que promueves. Sobre este punto en particular puedes poner considerar las siguientes sugerencias:

  • Permite que diga “no”: Cuando vayas a utilizar o a prestar las cosas de tu hijo, primero pídeselas. Permite que pueda negarse, así le darás la seguridad de que cuidarás sus pertenencias. De igual modo, fomenta el respeto hacia las cosas de los otros en el hogar. Puedes hacerlo motivando a los demás integrantes de la familia a preguntar antes de tomar cualquier objeto ajeno.
  • Enséñale con el ejemplo: Hazlo partícipe de tu generosidad, así cuando le toque compartir pensará que actúa “como mamá y papá”. Deja que utilice algunas de tus cosas, comparte tu merienda con él. Pídele además que te “comparta” cómo le fue en su día de escuela, cuáles son sus sentimientos sobre alguna película o qué ideas tiene para la salida del fin de semana.
  • Incentiva los juegos grupales: Estas dinámicas son excelentes y además le enseñarán otras habilidades sociales importantísimas como la colaboración y el respeto.

Ten paciencia en las primeras fases del desarrollo de tu pequeño. Conversa con sus maestros, niñeras y familiares las enseñanzas que le estás impartiendo para que en cada ambiente vea reforzado esos valores. No te desmotives cuando se muestre receloso. Por el contrario, insiste en darle una guía y acompáñalo con un lenguaje positivo que lo motive.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...