¿Cómo puede un perro ayudar a los niños a mejorar su lectura?

El equipo de Read perros y letras emprende un proyecto en diversos países para enseñar a los niños a leer con el apoyo de los canes. Los beneficios son sorprendentes.

Los perros que enseñan a los niños a leer

Fuente: http://perrosyletras.com

La mayoría de las mascotas tienen una indiscutible conexión con los niños, incluso pueden llegar a convertirse en sus mejores amigos. Existen un sinfín de historias de superación protagonizadas por animalitos que han ayudado a los infantes a enfrentar dificultades y a desarrollar habilidades. Caballos y delfines, por ejemplo, se han incorporado en terapias de niños con autismo, mientras que los perros han demostrado ser excelentes “asistentes” en la enseñanza de la lectura. 

Que un perro pueda ayudar a los chicos a mejorar su lectura no es descabellado. El nexo que comparten hace que los infantes se sientan seguros a su lado, mejorando su confianza y fluidez. Sin mencionar que su concentración se agudiza, pues es su “mejor amigo” quien los escucha atentamente.

Profesores y adiestradores caninos coinciden en cinco características que comparten los pequeños que acostumbran a leer para su perro: Prestan mayor atención, amplían su vocabulario, aumentan la seguridad en sí mismos, mejoran su relación con los animales y disfrutan la experiencia de abrir sus libros.

En Estados Unidos no faltan “Patas para Leer”

“Patas para leer” es el creativo nombre de un programa de lectura creado por distintas bibliotecas estadounidenses. Está orientado a crear vínculos entre padres, maestros, defensores de los animales y niños, utilizando perros de terapia con entrenamiento, para favorecer el proceso de alfabetización de los infantes.

Los niños que participan leen voz alta para los canes, por al menos 30 minutos a la semana, de forma frecuente. Según evaluaciones realizadas por diversas universidades, potencian su capacidad lectora, sin sentirse juzgados cuando se equivocan.

Esta iniciativa gana cada vez más adeptos, y se ha aplicado en otros países, incluyendo España. Aunque tiene cinco años de edad, que representan unos 39 años humanos, Nora se muestra enérgica mientras recorre los pasillos del colegio Jorge Juan De Fene, en La Coruña, en busca de chiquitines con dificultades para leer, falta de seguridad en sí mismo o trastornos específicos del espectro autista o del lenguaje.

Esta perrita de raza Golden, pertenece al proyecto “Read-perros y letras”, una asociación estadounidense que nació en 1.999 para impulsar la autoestima y las destrezas lectoras de infantes con limitaciones. La iniciativa llegó a nueve localidades españolas, entre ellas Madrid, Murcia y Zaragoza.

Representación española

Cada mañana los niños reciben a Nora y a su entrenador con mucha emoción, y es que su misión ha rendido frutos. Maestros aseguran que los chiquitines consiguieron a una amiga en la perrita, pues los escucha con paciencia, jamás los interrumpe, ni les cuestiona. Esto aumenta sus ansías de aprender a leer rápidamente.

Trabajar con perros en bibliotecas y colegios genera beneficios terapéuticos y de entretenimiento. Incluso, la Universidad Complutense de Madrid lleva a cabo una investigación para corroborar la efectividad de las terapias asistidas con animales.

Precisamente en Madrid, en la biblioteca del colegio público Sol, está Bea, la perra que orienta a los niños que acuden a esa institución en busca de ayuda para aprender a leer. Ella ha sido preparada para levantar la pata cuando el niño no pronuncia un término correctamente, y con ese gesto lo invita a repetir.

Los perros hacen una labor conjunta con terapeutas, psicólogos, y especialistas en logopedia y trabajo social. Sus mascotas son evaluadas previamente para verificar que cumplan con los requisitos internacionales.

¿Por qué un perro puede ayudar a los niños a mejorar su lectura?

Los frutos saltan a la vista, según los estudios. Los niños refuerzan su autoestima y determinación, al leer a una mascota que no los presionará. Además, se muestran mucho más motivados y entusiasmados por tomar un libro, lo que en niños con condiciones especiales supone un avance considerable.

Asimismo, se incrementa la interacción y comunicación con el entorno, dado que los niños siempre preguntan sobre el perro, conversan con otros y comparten sus propias vivencias. Se muestran más concentrados, ya que desean permanecer más tiempo junto al animal.

También se ha comprobado que los niños se relajan y tranquilizan cuando están junto a una mascota, pues sienten un ambiente más cálido. Ellos realmente están cómodos, ya que el perro parece que los entiende y le gusta escucharlos. Dado que deben leer en voz alta, es posible notar qué aspectos se deben reforzar, por lo que permite establecer un diagnóstico sobre las deficiencias.

En el caso específico de chicos con Trastornos del Espectro Autista (TEA), responsables de instituciones educativas concuerdan en las ventajas de trabajar con perros de terapia. Se ha constatado que los niños mejoran su contacto visual, la interacción con otros (ya que tienden a acariciarlos y abrazarlos) y el control del volumen con el que hablan.

En este sentido, existe un beneficio terapéutico adicional, directamente relacionado con la parte emocional. Si abrir un libro se convierte en algo ameno, los pequeños asumirán esa acción como algo divertido y lo harán con naturalidad y sin obligación.

Adicionalmente, las terapias con perros hacen que el niño aprenda a respetar y a querer a los animales, entendiendo que tienen la responsabilidad de cuidarles.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...