Cansancio en los bebés

Es importante que los padres identifiquen el cansancio en los bebés y niños pequeños, para ello existen algunas señales que merece la pena conocer, ya que se podrá ayudar a que puedan dormir, evitando que por no haber descansado se pongan de mal humor, lloriqueen, no quieran comer. Algunas de estas señales son de dominio general, otras no son tan conocidas.

Sueño infantil

Existe una serie de señales que delatan el cansancio en los bebés y niños pequeños, algunas las identificamos fácilmente, otras posiblemente pasan inadvertidas para algunos padres, generalmente por desconocimiento. Es interesante conocerlas porque se podrá detectar con más facilidad el cansancio, pudiendo poner los niños a dormir antes de que terminen agotados o les cueste mucho más conciliar el sueño.

En los bebés suele ser más fácil detectar cuando están cansados, la principal señal es el bostezo, pero este no es un signo asociado al cansancio en todas las edades, dependiendo de la edad puede estar asociado a causas como el aburrimiento, el enfado, una descompresión psicológica, el exceso de trabajo, etc. Otra señal en los bebés es chuparse el dedo, especialmente si se lo chupan después de la toma, no tiene hambre pero es una forma de encontrar el modo de dormirse.

Seguramente estas dos señales ya las conocíais, pero quizá las que os comentamos continuación no os resulten tan evidentes, por ejemplo, que el bebé arquee la espalda hacia atrás, que se tire de las orejas, que mueva rápidamente los párpados o que cierre con fuerza los puños, son signos de que el bebé necesita descansar, por lo que es conveniente ayudar al pequeño para que pueda dormirse, sea cantándole, acunándole, etc. Si no hacemos caso a estas señales, es posible que el bebé termine poniéndose de mal humor (algo que también hacen los niños pequeños) al no poder dormir, lo que repercute también en el tiempo que emplearán los padres para tranquilizarle para que pueda dormirse.

Como norma general, los bebés con edades entre 6 y 12 meses se cansan al cabo de dos o tres horas de actividad, aunque siempre hay excepciones y algunos bebés parecen tener mucho aguante, en ello influye la energía y la personalidad. En los niños pequeños el cansancio se detecta y se hace evidente especialmente cuando se rompen las rutinas, por ejemplo, si no duermen la siesta como es habitual y se la saltan, estarán más nerviosos, de mal humor, lloriquearán por cualquier cosa, no querrán cenar, etc.

Hablando de lloriqueo, esta es una de las principales señales asociada al cansancio que prácticamente todos los padres conocen, son lloros cuyo trasfondo es el cansancio y el malestar que les provoca. En este caso, lo mejor es intentar dormir al niño en un ambiente relajado y a oscuras, siendo muy probable que tarde poco en dormirse. Otras señales asociadas al cansancio y a la necesidad de dormir son, la torpeza al realizar determinadas acciones o andar, irritarse antes de empezar a comer, aburrirse con los juguetes que habitualmente juega o ser algo pesado y solicitar continuamente la atención de los padres.

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, es muy importante que los niños descansen las horas que necesitan, un buen descanso se asocia positivamente con el desarrollo físico, psíquico y el estado de salud, por ello, como padres hay que estar atentos a las señales y ayudar a bebés y a niños pequeños a conciliar el sueño cuando necesiten descansar.

Foto | Seum Shine

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...