Blefaritis en los niños

Enfermedades infantiles

La blefaritis es una patología que se caracteriza por la inflamación de los tejidos que forman los párpados, dependiendo de cada caso, puede ser una simple molestia que provoca una leve irritación, en otros casos puede ser tan grave que llega a afectar la visión. Los párpados suelen aparecer enrojecidos e inflamados, durante las primeras horas del día estos síntomas se pueden acompañar con costras semejantes a las legañas en las pestañas, de ahí que su nombre sea blefaritis escamosa.

La blefalitis en los niños suele estar relacionada con la dermatitis seborreica, aunque también puede estar provocada por una infección bacteriana. Estas son las causas más comunes, en menor proporción puede ser causada por una alergia, en este caso se definiría como blefaritis alérgica. Este problema se caracteriza por el exceso de producción de aceite de las glándulas que se encuentran localizadas cerca de los párpados, en el denominado margen palpebral.

El aceite o grasa es un lubricante para la superficie del ojo y la cara interna de los párpados, cuando se sufre blefalitis, las glándulas están obstruidas y la grasa que producen se estanca formando ácidos grasos que irritan la superficie del ojo, aunque los síntomas más apreciables aparecen en los párpados.

En el caso de la blefaritis alérgica, suele ser causada por el contacto con algunos productos cosméticos o cualquier sustancia que contamine los dedos que a su vez son llevados a los ojos. Como sabemos los niños suelen frotarse los ojos, por ello es muy importante extremar la higiene de sus manitas y cuidar sus ojos. Otras sustancias como los medicamentos, pomadas o colirios para tratar otros problemas también pueden causar blefalitis aunque es menos habitual.

El tratamiento en los bebés suele ser una limpieza con agua tibia en la base de las pestañas, se utiliza también un champú especial para bebés que no afecta a sus ojos, en principio no existe gravedad, pero si tras aplicar la limpieza periódicamente durante unos días, o si los ojos aparecen demasiado pegados, se debe acudir al especialista. En todo caso la recomendación con los bebés es que ante cualquier problema, lo mejor es consultar al pediatra, un diagnóstico precoz previene problemas mayores.

Foto| João Paulo Calvet

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...