10 estímulos para lograr que tus hijos aprendan a leer y escribir

Conseguir que los chicos se familiaricen con las letras y las lleven al papel no siempre es fácil. Sin embargo, existen trucos para que el proceso de aprendizaje sea exitoso.

Con estos trucos a tus hijos les será más fácil leer y escribir

Lograr que los niños aprendan a leer y escribir puede significar un reto para muchos padres, pero el secreto está en la estimulación. Ambas habilidades favorecen el desarrollo de la comunicación, la inteligencia y la creatividad, pero lo más importante, es que facilitan la obtención de conocimientos y aptitudes que garantizarán el desenvolvimiento del chico en los distintos planos de la vida.

Su enseñanza y aprendizaje requiere de orientación, pero hay juegos y actividades didácticas que pueden ser de utilidad. El primer paso es conseguir que reconozcan las letras y sus sonidos, para que luego puedan escribirlas con más facilidad. También deben familiarizarse con los trazos, perfeccionar su sentido de orientación y, paulatinamente, entender y hallarle sentido a lo que leen y escriben.

Algunos niños redactan e interpretan los textos a los seis o siete años, incluso a los cuatro o cinco. Esto no implica que unos sean más listos que otros, cada uno sigue su propio ritmo y obligarlo a avanzar sin estar preparados, puede afectar su interés por aprender, derivando incluso en frustración.

El momento indicado para iniciar en la lectoescritura

Según algunos expertos, un niño estará listo para aprender a leer y escribir cuando se comunica adecuadamente y se expresa con buena pronunciación. También cuando comprende las diferencias temporales (antes y después), es capaz de ubicarse en el espacio, diferenciando entre arriba y abajo, e izquierda y derecha, y comienza a controlar la presión que pone en el lápiz.

Si además de eso desea experimentar cosas nuevas, hay que aprovecharlo.  Ejercitar y repetir la lecciones supone un gran trabajo, pero hay que hacerlo. Es primordial que papá y mamá parezcan entusiasmados para mantener el interés del niño. De lo contrario se aburrirá y lo dejará.

¿Cómo lograr que aprendan?

Estimular y guiar a los niños en el amplio mundo de la lectoescritura puede ser mucho más simple si se aplican estos consejos:

  1. Introducir las letras de forma natural en su cotidianidad. Sea a través de dibujos o juguetes hay que fomentar el contacto con las letras, sólo así las podrán reconocer. Conviene usar cartillas con vocales, desde muy temprana edad, así como tacos de madera.
  2. Evitar las presiones. Despierta la curiosidad del infante buscando objetos con los que disfrute jugar o pasar el tiempo. En este caso, puedes mostrarle un escrito con el nombre de su animal, automóvil o personaje favorito.
  3. Despertar su motivación. Con actividades que disfrute y a su vez le brinden aprendizajes significativos, se puede captar su atención. Busca textos coloridos, y enséñales a escribir el nombre de su equipo de fútbol preferido. Es mejor si en vez de letras aisladas, le explicas que la unión de palabras puede formar mensajes.
  4. Actúa con el ejemplo. Los niños son como esponjas, si notan que lees y tienes libros siempre a su alcance, probablemente imitarán ese comportamiento.
  5. Asigna un momento del día para practicar la escritura o leer juntos. ¿Qué tal antes de dormir? A los pequeños les encanta escuchar un buen cuento antes de ir a la cama. Prueben seguir las frases juntos y hacerlo en voz alta, para que sepa los sonidos correctos.
  6. Deja libros en su cuarto. Es una buena forma de alentarlos a ojearlos de vez en cuando. No obstante, procura que el espacio propicie su interés. Coloca una buena lámpara o un escritorio donde esté cómodo.
  7. Instalo a leer de todo. Su cotidianidad también puede ayudarle en este proceso. ¿Tiene una bicicleta nueva o debe armar un juego? Lee con él el instructivo para que asocie los vocablos.
  8. Olvídate de las imposiciones. No lo obligues a aprender un gran número de letras en un mismo día. La paciencia es vital para un proceso de lectoescritura exitoso. Con tres diarias bastará.
  9. No grites. Los regaños convierten esta experiencia en algo traumático. No recurras a ellos.
  10. No lo compare con otros niños. Cada uno evoluciona a su manera. Es tu obligación descubrir con cuáles métodos puedes lograr mejores resultados.

Para que la experiencia sea más productiva y gratificante, es preciso demostrarle al menor que todo en su vida girará en torno a las letras. Salir en el coche y leer los grafitis, los anuncios, los nombres de las tiendas y todo cuanto se vea en la calle, puede funcionar. Si lo ve como algo importante y necesario, se sentirá más motivado.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...