¿Un pediatra prescribiendo tratamientos homeopáticos?

En Madrid, un pediatra ha sido denunciado por prescribir un tratamiento homeopático a un niño de 11 años que, según otro pediatra, sufría una infección bacteriana severa que se debía tratar con antibióticos. Un facultativo no puede prescribir este tipo de tratamientos que no cuentan con aval científico y no existen evidencias científicas de su utilidad terapéutica.

La homeopatía no tiene  cabida en los tratamientos médicos

La homeopatía es un sistema de medicina alternativa que se considera una pseudociencia, es decir, una ciencia falsa, donde un tratamiento se presenta de forma incorrecta como si tuviera un aval científico, a pesar de que no se han seguido métodos científicos válidos y consensuados sobre los beneficios del tratamiento. Explicamos esto debido a la asistencia de un pediatra de la sanidad pública a un niño al que le prescribió tratamientos homeopáticos.

Es difícil imaginarse a un pediatra prescribiendo tratamientos homeopáticos, sobre todo porque su carrera se basa en argumentos y estudios científicos consensuados. En la práctica, un pediatra no debería recomendar el uso de un producto que forma parte de la homeopatía y del que no existe ninguna evidencia científica sobre su utilidad terapéutica. Este caso es un toque de atención para los padres que llevan a sus hijos al pediatra, estos profesionales sanitarios siempre deben llevar a cabo procedimientos médicos consensuados y prescribir tratamientos enmarcados en la ciencia médica.

Parece ser que un padre que casualmente es científico del CSIC (Centro Superior de Investigaciones Científicas), llevó su hijo de 11 años de urgencias por encontrarse mal, apuntando algún tipo de infección en la garganta. Como el pediatra del menor no visitaba por la mañana, fue atendido por otro pediatra que se limitó a pedir al niño que abriera la boca, sin ni siquiera mirar la garganta para determinar la presencia de placas de pus. Posteriormente consideró que se trataba de un proceso vírico, y acto seguido recomendó un producto homeopático y dónde se podía adquirir, podéis ver a continuación el tuit lanzado por Carlos Briones, el padre del menor.


El padre, por supuesto no estaba de acuerdo con el diagnóstico y decidió acudir a otro pediatra para tener una segunda opinión, este facultativo sí siguió los procedimientos habituales, diagnosticando una infección bacteriana severa que se debía tratar con antibióticos. Esto motivó al padre a interponer una denuncia, y la Comunidad de Madrid, y concretamente la Consejería de Sanidad, ha informado que revisará el caso y adoptará las medidas oportunas por la asistencia realizada por el pediatra en caso de que sea necesario.

Podría haberse producido un error en el diagnóstico como leemos aquí, pero lo que no tiene sentido es que se prescriba un producto homeopático que no cuenta con aval científico y no existen evidencias científicas de su utilidad terapéutica. Esto nos recuerda al caso de algunos profesionales sanitarios que recomendaban no vacunar a los niños, otro ejemplo de mala praxis.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...