Un niño alérgico no tiene por qué tener un hermano alérgico

Un estudio asegura que el hecho de que un niño sufra una alergia alimentaria no es motivo para practicar las pruebas alérgicas a un hermano sin que haya mostrado signos de sufrir este problema, aseguran que un niño alérgico no tiene por qué tener un hermano alérgico y realizar las pruebas lo único que puede provocar es que se obtengan falsos positivos.

Alergias a los alimentos

Un estudio desarrollado por expertos de la Universidad de Northwestern (Estados Unidos) concluye que un niño alérgico no tiene por qué tener un hermano alérgico, algo que según los expertos se da con demasiada frecuencia, cuando se detecta que un niño es alérgico a un alimento se procede a evaluar si dicha alergia también la padecen sus hermanos.

Según los resultados, aproximadamente uno de cada 10 hermanos de niños que padecen algún tipo de alergia alimentaria, también sufre el problema. En la investigación se estudió a un grupo de 1.120 hermanos de niños que sufrían una alergia alimentaria, tras analizar el historial de los pacientes y realizar las pruebas oportunas, se llegó a la conclusión de que un 53% de los hermanos tenían algún tipo de sensibilidad a los alimentos, pero sólo un 13% sufrían una clara alergia a los alimentos.

Con estos resultados, los expertos sugieren que se deben limitar las pruebas de alergias alimentarias a los hermanos de los niños que padecen este tipo de alergias, consideran que así se reducirá el impacto de posibles diagnósticos erróneos. Sin embargo, podemos decir que es un error y que dado que los hermanos tienen mayor riesgo de sufrir esas alergias (el 10% es bastante significativo aunque los expertos le resten importancia), se deberían realizar esas pruebas para estar completamente seguros y descartarlas.

Los expertos aseguran que si no se produce una reacción alérgica, estas pruebas pueden provocar falsos positivos, la razón es ese 53% de hermanos que sufrían algún tipo de sensibilidad a determinados alimentos, no siendo realmente alérgicos. Los investigadores aclaran que no se puede colocar la etiqueta de alérgico a un niño que tiene sensibilidad, ya que en este caso se trata de una incapacidad de consumir determinados alimentos sin sufrir efectos adversos en la salud, algo que no ocurre con la alergia, en este caso se produce una respuesta inmune exagerada del organismo cuando entra en contacto con los alérgenos alimentarios.

Los expertos comentan que nunca se ha constatado el riesgo de alergia a los alimentos en un hermano basándose en el diagnóstico de este tipo de alergia en el otro hermano, sin embargo, es motivo de que los padres y especialistas médicos soliciten que se realicen las pruebas oportunas. Este tipo de pruebas se deben utilizar para ayudar a confirmar un diagnóstico, pero no como sistema de predicción para poder realizar un diagnóstico. Algunos especialistas no están de acuerdo con este tipo de valoraciones, ya que compartir la misma genética, vivir en el mismo ambiente, etc., incrementan el riesgo de que ambos hermanos sufran la misma alergia, pero es cierto que si no se produce una reacción quizá no tendría sentido realizar las pruebas.

La investigación que hemos conocido a través de este artículo de la publicación digital Kctv5, ha sido publicada en la revista médica American College of Allergy, Asthma and Immunology.

Foto | Lida Rose

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...