¿Sufre tu hijo de alergias alimentarias? Evítalas en la vuelta al cole

La comunicación con los maestros y el manejo de una información detallada sobre la comida que debe evitar el niño, son algunas sugerencias para evitar riesgos en los pequeños que sufren alérgias.

¿Sufre tu hijo de alergias alimentarias? Evitalas en la vuelta al cole

La vuelta al colegio suele ser motivo de alegría para los niños, pues representa el reencuentro con sus compañeritos y la vivencia de nuevas experiencias. Sin embargo, para algunos padres es sinónimo de angustia, especialmente para aquellos cuyos hijos enfrentan alergias alimentarias.

El miedo de estos progenitores suele ser más agudo cuando el infante acude por primera vez al cole o a la guardería, ya que sus retoños no tienen un habla desarrollada para expresar su malestar o no están totalmente identificados con su padecimiento. La preocupación se incrementa ante la posibilidad de que ocurran incidentes que los maestros no puedan atender de forma oportuna y eficaz.

Si es tu caso, lo principal que debes tener en cuenta, es la importancia de mantener una comunicación abierta y clara con los encargados de la institución. Además, debes ofrecerles información valiosa sobre cómo actuar en situaciones de crisis asociadas con su enfermedad. De este modo, podrás estar más segura y tranquila.

¡Que la alergia alimentaria no sea un problema!

Para que no haya confusiones, concierta una cita con el maestro de tu hijo antes de que comiencen las clases. Si no es posible, hazlo durante la primera semana del curso. Cuando te expreses trata de emplear un lenguaje claro, sin términos que desconcierten al docente. Sólo así logrará entender a detalle la patología, así como otros datos vinculados con fármacos prevención, seguridad y forma de combatir un episodio alérgico. Es vital que todas las personas que vayan a estar a cargo de tu pequeño estén al tanto de la afección, pues generalmente no lo hace un solo cuidador, sino que también hay ayudantes o distintos docentes por asignatura. Cerciórate de que informar a cada uno de los involucrados.

Acciones para estar seguros

  • Es fundamental que facilites a la escuela un reporte médico sobre el cuadro de salud regular, es decir, que el informe esté siempre actualizado con las apreciaciones del doctor en cada revisión, y las recomendaciones para el personal.
  • Tener disponible un kit con todas las medicinas e insumos que se requieran para el control de emergencias es esencial. Etiqueta muy bien todo, coloca las indicaciones y guarda en un maletín o bolso para que lo tengan en el aula. Cuida de sustituir los fármacos antes de que expiren.
  • Aunque siempre se identifican con el nombre de los pequeños los objetos que emplean en el cole, hay que hacerlo con mayor notoriedad. No olvides colocar adhesivos a sus loncheras o morrales para la comida, vasos, teteros y demás utensilios. Igualmente, ficha sus sábanas, almohadas, servilletas y productos de aseo e higiene personal.
  • Considera mandarle a hacer una pulsera o placa para que se la coloques siempre a tu hijo. Indica allí la afección, su nombre completo y un teléfono de contacto. Procura preparar tu misma sus alimentos. Si no puedes, toma en cuenta buscar una institución en la que se puedan tomar el tiempo de hacer elaboraciones de forma individualizada.
  • Aunque todas estas medidas funcionan, lo más apropiado es que eduques a tu niño desde muy temprana edad sobre sus afecciones y riesgos, para que sea él mismo el principal garante de su resguardo. Él debe comprender que una reacción alérgica puede ser letal.
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...