Picar entre horas provoca que los niños consuman más sal

Una investigación realizada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos, concluye que los niños y la población en general consumen demasiada sal. En el caso de la infancia, se considera que el mayor aporte de sal procede de picar entre horas, algo lógico teniendo en cuenta que se pican snacks, productos de bollería industrial, etc.

Ingesta de sal en la infancia

Según un estudio realizado por investigadores del CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos) y concretamente el departamento que se dedica a las enfermedades del corazón, picar entre horas provoca que los niños consuman más sal. Los expertos explican que los niños de entre 6 y 18 años que comen entre horas consumen una media de 3.256 miligramos de sal por día, que hay que añadir al consumo habitual de la sal que aportan las comidas.

Dependiendo de la edad, los investigadores proponen una ingesta máxima diaria de sal de entre 1.900 mg y 2.300 mg, lo que reduciría el riesgo de que en un futuro sufrieran un accidente cardiovascular y otras enfermedades asociadas al abuso del consumo de sal. Es lógico que entre horas se consuma más sal, ya que los productos para picar más habituales son los menos saludables.

Los resultados del estudio muestran que el consumo de sal se reparte del siguiente modo, un 14% en el desayuno, un 31% en la comida y un 39% en la cena, los aperitivos aportan un 16%. Tras realizar un análisis metódico, los expertos han identificado los 10 alimentos que más contribuyen a la ingesta de sal, concretamente aportan el 50% del consumo total. Sándwiches y hamburguesas, pizza, pan, fiambres, sopa, platos mexicanos, queso, leche rica en grasas, carne de ave de corral y aperitivos salados. Sobre la leche, apuntan que es una excepción, ya que el sodio que contiene es natural y no añadido como en el resto de productos citados que son procesados.

Varias pruebas determinan que uno de cada nueve niños tiene una presión arterial superior a la que debería tener según su peso, edad y altura, si se mantiene la dieta a largo plazo tendrán un elevado riesgo de sufrir distintas enfermedades que afectarán a su salud y esperanza de vida. De acuerdo que la sal no es el único elemento que contribuye en el aumento del riesgo cardiovascular, accidentes cerebrovasculares o enfermedades cardíacas, pero es una importante causa que se debe controlar.

Reducir la ingesta de sal es una estrategia efectiva para mejorar la salud de la población, pero no hay que hablar de adultos, es una estrategia que se debe llevar a cabo desde la infancia. El problema preocupa, ya que en Estados Unidos, independientemente de la edad, el género o la raza, se consume mucha más sal de la que marcan las directrices de salud, irremediablemente las siguientes generaciones tendrán un elevado riesgo de sufrir algunas de las enfermedades antes citadas.

Los resultados del estudio son interesantes, aunque se ha realizado en Estados Unidos, algunos datos se pueden trasladar a otros países. Por ejemplo, en el caso de nuestro país, es muy probable que los niños que pican entre horas consuman productos con un elevado contenido en sal. Sería bueno realizar una investigación similar para tener una idea de la cantidad de sal que los niños consumen diariamente.

Podéis conocer los resultados de la investigación de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos a través de este artículo publicado en la revista científica Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...