Menos probabilidades de sufrir depresión posparto dando a luz en invierno o en primavera

Un estudio ha identificado algunos factores de riesgo asociados a sufrir depresión postparto, según los resultados, dar a luz en invierno o en primavera, tener un IMC correcto, ser de raza blanca o recibir la epidural durante el parto, son algunos aspectos asociados a un menor riesgo de sufrir el trastorno.

Depresión postparto

Según una investigación presentada en la reunión anual ANESTHESIOLOGY 2017, congreso realizado por la Sociedad Americana de Anestesiólogos, para las mujeres existen menos probabilidades de sufrir depresión posparto dando a luz en invierno o en primavera. En esta investigación se han analizado diversos factores que parecen incrementar el riesgo de sufrir este trastorno, pero como ocurre en muchas ocasiones, la investigación no se diseñó para demostrar causalidad.

En este estudio se han analizado los datos de 20.169 mujeres que dieron a luz en un periodo comprendido entre junio de 2015 y agosto de 2017, de ellas, un 4’1% (817) sufrieron depresión postparto. Se pretendía averiguar si existen ciertos factores que influyen en el riesgo de desarrollar depresión posparto y si podrían evitarse para mejorar la salud de las mujeres a nivel físico y mental.

Además de la estación del año como factor que influye en la posibilidad de sufrir depresión posparto, en las conclusiones se ha apuntado que las mujeres que dan a luz a un bebé con una edad gestacional a término, tienen menos riesgo de sufrir depresión postparto, que las mujeres que reciben la epidural en el parto, tienen menor riesgo de sufrir el trastorno debido a que el hecho de no recibir la anestesia, conlleva la posibilidad de sufrir más los dolores durante el parto, siendo una situación traumática que favorecería tener depresión.

Otros factores de riesgo detectados son la raza, parece ser que las mujeres caucásicas tienen menos riesgo de sufrir depresión postparto en comparación con mujeres de otras razas, o que un mayor Índice de Masa Corporal (IMC) también está asociado a este riesgo. Lo cierto es que parece que se puede dar explicación a todos estos factores, en el caso de la relación con las estaciones del año, los expertos comentan que las dar a luz en invierno y primavera, favorece las actividades de interior de las madres con sus bebés, lo que reduce el riesgo de sufrir el trastorno.

Sobre el nacimiento de un bebé con una edad gestacional avanzada, los expertos sugieren que esto favorece que la madre esté menos estresada y pueda afrontar mejor el trabajo de parto. Para la diferencia entre razas, se argumenta que una razón puede ser la diferencia de la situación socioeconómica, en el caso de Estados Unidos, lamentablemente las mujeres que no son de raza blanca suelen tener más complicaciones económicas, lo que lleva a incrementar el riesgo de depresión postparto. Sobre la diferencia en el IMC, los expertos comentan que un IMC elevado requiere de un mayor seguimiento del embarazo, las mujeres sufren más complicaciones de salud y, por tanto, se incrementa el riesgo de sufrir depresión.

El estudio es bastante generalista, quizá debería haber centrado más la atención en las mujeres de una forma más individualizada como lo hacen otros estudios que tratan este trastorno. Por otro lado, las conclusiones obtenidas son hipótesis, ya que como hemos comentado, la investigación no se diseñó para demostrar causalidad. Podéis conocer los detalles de este trabajo a través de este artículo publicado en la página web de la Sociedad Americana de Anestesiólogos.

Foto | Alagich Katya

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...