Maniobra de Heimlich en niños y bebés

Cuando un niño o un bebé se ahogan debemos tener muy claro cómo debemos actuar para intentar sacarle el objeto que se ha tragado de sus vías respiratorias. En el caso del bebé también debemos saber cuándo y cómo actuar para no hacerle daño y cuáles son las posturas adecuadas.

Cuando un niño mayor de un año o una persona adulta se ahogan por un cuerpo que ha obstaculizado sus vías respiratorias, debemos tener muy claro qué debemos hacer y cómo debemos actuar. Los pasos a seguir, tanto en adultos como niños mayores de un año son los mismos. Así pues, pasamos a explicar cómo se debe realizar la maniobra de Heimlich paso a paso en niños mayores de un año y que además no hayan perdido todavía el conocimiento:

  1. Es importante, antes de empezar, preguntarle si ese está ahogando o tiene problemas para respirar, de esa manera podrá prepararse y se dejará ayudar.
  2. Nos tenemos que colocar detrás de él, rodeándole con nuestros brazos. Abriremos la mano y la extenderemos completamente. Colocaremos el dedo pulgar en el ombligo del niño.
  3. Una vez tengamos localizado el ombligo, cerramos la mano y la cubriremos con la otra, rodeando al niño por completo. Presionaremos hacia dentro (hacia nosotros) y hacia arriba a la vez, fuerte y rápido. De esta forma buscamos que el niño devuelva lo que se ha tragado. Debemos repetirlo tantas veces como sea necesario hasta que expulse lo que esté obstaculizando las vías respiratorias.
  4. Si pierde el conocimiento deberemos pedir ayuda, ver si podemos sacar el objeto con las manos (sólo en el caso que estemos muy seguros que lo podemos sacar), darle un masaje cardio pulmonar mientras esperamos, intentar escuchar si respira, hacerle el boca a boca, y en general, practicar las maniobras para reanimación mientras esperamos la ayuda.

Esta maniobra que hemos explicado se desaconseja en niños menores de un año, para ellos hay otra forma de realizar la maniobra de Heimlich. Además debemos tener en cuenta que no debemos practicarle la maniobra en el caso que esté tosiendo o llorando, ya que si lo está haciendo posiblemente pueda sacar el objeto tragado por sí solo, tampoco debemos intentar sacarle el objeto de la tráquea si el bebé está consciente.

En el caso de que observemos que el bebé se ahoga, no respira, se vuelve de color azulado y no tose con la suficiente fuerza y lloriquea suavemente (no con fuerza), deberemos practicar la siguiente maniobra de Heimlich:

  1. Cogeremos al niño en brazos boca abajo apoyándolo en nuestro muslo o regazo, se quedará casi vertical, así la cabeza estará por debajo del nivel del cuerpo.
  2. Con la otra mano abierta daremos cinco golpes rápidos y con la fuerza suficiente para provocar al niño la expulsión el objeto que se ha tragado.
  3. Si con cinco golpes no ha salido el objeto le damos la vuelta con seguridad y energía y lo apoyamos en nuestro regazo. Colocaremos dos dedos en el tórax del bebé y procederemos a dar cinco presiones con fuerza.
  4. Buscaremos abriendo la boca del niño si vemos el objeto y si podemos sacarlo, en caso contrario repetiremos esta operación mientras el niño siga consciente.
  5. Si pierde el conocimiento deberemos pedir ayuda y practicarle masaje cardio pulmonar para bebés.

Estos son los pasos que oficialmente se deben seguir si un bebé, un niño o un adulto se ahogan. Pero debemos tener en cuenta que si vemos que no reacciona hay que pedir ayuda en seguida, gritar si hace falta para que nos oigan y que vaya llegando la ayuda médica mientras le practicamos la maniobra de Heimlich.

Fuente: medlineplus.html

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...