Las complicaciones en el nacimiento se asocian a cambios químicos duraderos en el cerebro

Un estudio muestra una posible asociación entre las complicaciones en el nacimiento y cambios químicos cerebrales causados por una variación del nivel de dopamina, lo que podría provocar que los bebés sufrieran problemas de salud mental a lo largo de su vida. Los resultados de esta investigación obligan a prestar más atención a los problemas relacionados con el nacimiento, y a cómo pueden afectar al cerebro a largo plazo.

Dopamina

Según los resultados de una investigación realizada por expertos del King’s College de Lóndres (Reino Unido) y la Escuela Icahn de Medicina del Monte Sinaí (Estados Unidos), las complicaciones en el nacimiento se asocian a cambios químicos duraderos en el cerebro. Los bebés que nacieron prematuramente y sufrieron pequeñas lesiones cerebrales, tienen un nivel más bajo de dopamina en el cerebro, lo que se traduce en un comportamiento que se caracteriza por la falta de motivación, cambios en la atención y la concentración, etc.

Los investigadores comentan que la relación entre el nivel de dopamina y los problemas descritos podría ser un indicador de sufrir problemas mentales más graves en posteriores años, por ejemplo, sufrir depresión o dependencia a sustancias como las drogas. Los expertos apuntan que en la mayoría de casos de nacimientos prematuros los bebés suelen tener unos niveles normales de dopamina, por lo que los padres pueden estar tranquilos, ya que se alude a las dificultades y problemas que se producen durante el nacimiento.

Los expertos comentan que los problemas de salud mental aparecen a menudo a partir de una compleja combinación de factores genéticos que hacen que las personas sean más vulnerables y sufran experiencias de vida negativas o estresantes. Las dificultades que se pueden experimentar en el momento del nacimiento pueden estar entre las más peligrosas y dramáticas de esas experiencias de vida. Actualmente, uno de cada 10 nacimientos es prematuro y la mayoría no sufre complicaciones significativas durante el parto, pero entre un 15% y un 20% de los bebés que nacen antes de las 32 semanas de embarazo, sufren una hemorragia en la primera semana de vida en las cavidades anatómicas denominadas ventrículos cerebrales, un sangrado significativo da lugar a problemas de salud a largo plazo.

En principio, el vínculo biológico entre las complicaciones que se pueden sufrir en el parto y el mayor riesgo de problemas de salud mental no está del todo claro, pero los expertos tienen la teoría de que el estrés sufrido por el bebé en un parto complicado, podría derivar en un incremento de los niveles de dopamina, signo que también aparece en las personas que sufren esquizofrenia. Es decir, un nivel de dopamina por debajo o por encima de lo que se considera normal estaría relacionado con problemas de salud en las personas que nacieron prematuramente y tuvieron complicaciones en el parto.

Para determinar estas variaciones los expertos utilizaron técnicas como la tomografía por emisión de positrones, combinada con imágenes de resonancia magnética del cerebro, además, se realizaron una serie de pruebas psicológicas para identificar los cambios precisos en la química y la estructura del cerebro después de que se sufriera un daño cerebral temprano. En este estudio se realizó una comparativa entre tres grupos de personas, las personas que nacieron prematuramente y sufrieron daño cerebral temprano, las personas que nacieron muy prematuros y que no sufrieron daño cerebral, y las personas que nacieron a término que actuaron como grupo de control.

Los expertos comentan que desde hace tiempo se ha planteado la hipótesis de que ciertas enfermedades mentales podrían estar relacionadas con problemas en el desarrollo cerebral temprano, y de hecho, los estudios realizados con modelos animales han mostrado que ese vínculo podría ser real, pero esta teoría no se había comprobado en los seres humanos. El estudio muestra que los niveles de dopamina se ven alterados en quienes sufren una lesión cerebral temprana, pero de un modo distinto a lo que se creía, siendo más bajos de lo normal. Esto lleva a determinar que hay que cambiar la forma de pensar sobre el tratamiento de las personas que sufrieron daño cerebral temprano, por lo que se espera que estos resultados motiven a especialistas e investigadores a prestar más atención a los problemas relacionados con el nacimiento, y a cómo pueden afectar al cerebro a largo plazo.

Es una investigación interesante que puede ser la piedra angular para el desarrollo de tratamientos más efectivos en quienes nacen prematuramente y sufren complicaciones en el parto. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Neuroscience.

Foto | Mamma Loves

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...