Las caídas de muebles blandos son la principal causa de lesiones en los niños pequeños

Un estudio estadounidense concluye que la caída de camas y sofás, es una de las principales causas de lesiones en niños pequeños, muy por delante de otras causas de accidentes infantiles, como los relacionados con las escaleras.

Accidentes domésticos infantiles

Según los resultados de una investigación desarrollada por expertos del Hospital Infantil de Texas (Estados Unidos), las caídas de muebles blandos son la principal causa de lesiones en los niños pequeños (niños de hasta 4 años de edad) en Estados Unidos. Como sabemos, los más pequeños suelen jugar, saltar, hacer volteretas, etc., en sofás y camas, lo que incrementa el riesgo de que se puedan caer de estos muebles sufriendo un traumatismo.

Por esta razón, los investigadores recomiendan a los padres y cuidadores que tengan presente el riesgo que supone dejar a un niño pequeño sólo o desatendido en el sofá o la cama. En el estudio, los expertos analizaron los datos recabados en los últimos 10 años (2006-2017) por el Sistema Nacional de Vigilancia de la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de Estados Unidos, para determinar el nivel de incidencia de este tipo de accidentes, los resultados sorprendieron por su elevado número.

En este tiempo se atendieron a 2’3 millones de menores de cinco años, debido a lesiones relacionadas con la cama o el sofá, esto supone que el promedio anual de lesiones es de 115’2 por cada 10.000 niños de este grupo poblacional. Los investigadores comentan que esta es la principal causa con diferencia, por delante de otras causas de accidentes infantiles domésticos. La segunda causa son los accidentes relacionados con las escaleras con una incidencia de 46’8 por cada 10.000 niños, esto quiere decir que los accidentes en muebles blandos son muy comunes y triplican el índice de los accidentes relacionados con las escaleras.

Los expertos apuntan que en el caso de bebés menores de 12 meses, la proporción de accidentes en camas y sofás es mayor que en los demás segmentos de edad, acaparando el 27’7% del total. Se destaca que por sexo existe una pequeña diferencia, los niños son los que más sufren este tipo de accidentes (55%) frente a las niñas (45%). Las lesiones más comunes fueron daños en tejidos blandos y rozaduras, tres de cada cinco niños que sufrieron este tipo de accidente, tuvieron lesiones en la cara y la cabeza.

La buena noticia, según los investigadores, es que a pesar del elevado volumen de accidentes, sólo un 2’7% requirió la hospitalización del menor. Un dato interesante es el hecho de saber que se ha constatado que durante el periodo de estudio analizado, las lesiones por muebles blandos se incrementaron en un 17%, por lo que quizá es un motivo para lanzar campañas informativas y de prevención. No estaría mal contar con un estudio sobre la incidencia de estos accidentes en España, seguramente el número de casos es significativo. Podéis conocer todos los detalles del estudio a través de este artículo publicado en la AAP (Academia Americana de Pediatría).

Foto | Bart Everson

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...