Las alergias alimentarias están relacionadas con el sistema inmunológico hiperactivo al nacer

Una investigación australiana ha descubierto que las alergias alimentarias están relacionadas con el sistema inmunológico hiperactivo al nacer, antes o durante el parto, se produce una activación inmune por los monocitos, un tipo de glóbulos blancos responsables de provocar la respuesta inmunitaria.

Alergia a los alimentos

Según una nueva investigación desarrollada por expertos del Instituto de Investigación Médica Walter and Eliza Hall (Australia), es posible detectar el riesgo de alergia alimentaria en los bebés desde su nacimiento, para ello basta con realizar un análisis de sangre del cordón umbilical para detectar la presencia de células inmunes hiperactivas, células que delatan que los niños son más propensos a desarrollar una alergia alimentaria en su primer año de vida. La investigación demuestra que las alergias alimentarias están relacionadas con el sistema inmunológico hiperactivo al nacer.

Los investigadores explican que este descubrimiento que identifica un nuevo patrón de activación inmune al nacer, podría permitir el desarrollo de tratamientos más efectivos para bebés y niños a fin de prevenir este tipo de alergias alimentarias como por ejemplo la alergia a la leche, los cacahuetes, el huevo, etc. Según explican los expertos, estas células denominadas monocitos, un tipo de glóbulos blancos responsables de provocar la respuesta inmunitaria, potencia el desarrollo de una respuesta inmune a través de las células o linfocitos T, que intervienen en la defensa del organismo contra sustancias extrañas (alérgenos) o agentes infecciosos. Esta activación celular se produce en los bebés antes o durante el parto.

Como decíamos, estas células provocan el desarrollo de la respuesta inmune y se encargan de coordinar la respuesta inmune celular, predispuesta a causar reacciones alérgicas ante determinados alimentos. Los expertos analizaron datos sobre distintos trastornos inmunitarios, el desarrollo cardiovascular, respiratorio y neurológico de un grupo formado por más de 1.000 mujeres embarazadas y sus bebés que participaban en un estudio de salud infantil denominado Barwon de Victoria (Australia). Según los datos obtenidos, los bebés que tienen mayor riesgo de sufrir una alergia alimentaria tienen activados los monocitos en el nacimiento, algo que no ocurre con los niños que no son propensos a desarrollar este tipo de alergias.

Las alergias alimentarias son un tema preocupante, ya que durante las últimas décadas se han incrementado de forma significativa en todo el mundo, siendo los más afectados los niños menores de 5 años de edad. En el caso de Australia, uno de cada 10 niños desarrolla una alergia alimentaria durante el primer año de vida, los expertos comentan que no saben por qué se ha producido este aumento de la alergia a los alimentos, pero lo importante del estudio realizado es que se ha demostrado que el sistema inmunológico de los bebés desarrolla esta alergia como un sistema de prevención, ahora será necesario seguir investigando para identificar por qué estos bebés tienen células inmunes hiperactivas, podríamos pensar que guarda relación con la alimentación de la madre o con la genética que se modifica por factores epigenéticos.

Los expertos quieren comprobar en qué momento del embarazo se produce la activación de estas células y cómo se produce, sin duda, los resultados serán de gran ayuda, no sólo para desarrollar mejores tratamientos, también para prevenir la alergia a los alimentos cuando el bebé todavía está en el interior del útero materno. Podéis conocer todos los detalles a través de este artículo publicado en la página del Instituto de Investigación Médica Walter and Eliza Hall, y a través de este artículo publicado en la revista científica Science Translational Medicine.

Foto | Ginny Washburne

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...