Lactancia materna y vacunas ¿existe algún riesgo?

El Comité Asesor de Vacunas de la AEP explica que la lactancia materna y las vacunas son compatibles y complementarias, la vacunación de la madre o del bebé no deben suponer un motivo para dejar la lactancia. Este organismo comenta que no hay peligro y así se ha constatado a través de diversos estudios.

Vacunas durante la lactancia

Desde la AEP (Asociación Española de Pediatría) se trabaja para eliminar todas las posibles dudas que se puedan tener en relación a las vacunas, se ofrece todo tipo de información para tranquilidad de las familias aclarando todo tipo de cuestiones. En este sentido, hoy queremos destacar un apartado interesante dirigido a las madres lactantes, sobre las vacunas que ellas o sus bebés pueden recibir, ya que es una cuestión que genera dudas.

Hablando de lactancia materna y vacunas, el CAV (Comité Asesor de Vacunas) de la AEP comenta que ninguna vacuna, sea para la madre o para el bebé, está contraindicada durante la lactancia materna. Únicamente puede realizarse alguna matización en el caso de aquellas vacuas que se deben administrar por realizar un viaje a otro país. Sobre las vacunas contra el sarampión, la rubeola, la parotiditis y la varicela, pospuestas por la gestación, se pueden administrar perfectamente a las madres tras el parto, siendo, según los expertos, el mejor momento para administrarlas.

El CAV explica que si una madre recibe la vacuna triple vírica o la vacuna de la varicela, los virus vacunales afectan a la madre, pero no aparecen en la leche materna, salvo el virus de la rubeola, pero incluso en este caso se ha observado que no es capaz de provocar la enfermedad en el bebé lactante. Los antígenos de las vacunas no llegan en su forma a la leche materna, ya que son modificados por el sistema inmunológico nada más entrar en el organismo materno, pero en el caso de que accedieran, no representaría un riesgo para el bebé.

Sobre el resto de componentes de una vacuna, no existe constancia hasta el momento, de que puedan llegar a la leche materna, tampoco que puedan suponer un riesgo para el bebé. Lo que sí puede aparecer en la leche materna son los anticuerpos que fabrica la madre a partir del contacto con los virus inhibidos de las vacunas, pero es algo natural y su origen es materno.

Prácticamente todas las vacunas indicadas en una mujer se pueden administrar y no deben retrasarse por la lactancia, ya que no suponen ningún riesgo para el bebé. Únicamente se debe tomar precaución con la vacuna de la varicela, si tras la vacunación la madre presenta un exantema vacunal en una zona limitada alrededor del lugar de la inyección. En este caso, para evitar un posible riesgo de transmisión al bebé, se cubre la zona del exantema para que no entre en contacto con el bebé.

EL CAV explica que la única vacuna que está contraindicada en las mujeres que amamantan es la de a fiebre amarilla, ya que se ha constatado que el virus contenido en la vacuna se puede transmitir a través de la leche materna. Los bebés que son amamantados deben recibir las correspondientes vacunas, la lactancia no es un sustituto de la vacunación, lactancia y vacunas son complementarias y necesarias para garantizar el desarrollo y salud de los bebés. Toda la información está consensuada y se basa en estudios e investigaciones científicas relevantes, así que ya lo sabéis, lactancia materna y vacunas son perfectamente compatibles y no hay motivo para suspender la lactancia por la vacunación de la madre o del bebé.

A través de la página del CAV podréis ampliar la información, conociendo detalles sobre cada una de las vacunas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...