La salud de los niños mejora en sólo 10 días al eliminar el azúcar de la dieta

Una investigación llevada a cabo por el National Institute of Health, demuestra que al eliminar el azúcar de la dieta de los niños, en sólo 10 días la salud mejora notablemente, independientemente del sobrepeso que padezcan y sin que se haya producido una reducción de peso.

Azúcar y enfermedades metabólicas

En varias ocasiones hemos hablado sobre los efectos que tiene el abuso del azúcar en la salud de los niños y cómo este alimento puede provocar a corto y largo plazo problemas de salud, caries, diabetes, obesidad, colesterol, etc. Hoy conocemos nuevos datos sobre los efectos del azúcar en el organismo que merece la pena tener en consideración, ya que aportan información sobre la relación consumo de azúcar y salud.

Una investigación realizada por el National Institutes of Health (NIH), grupo de instituciones del gobierno de los Estados Unidos cuyos objetivos se centran en la investigación médica, concluye que si se procede a eliminar el azúcar de la dieta de los niños, en sólo 10 días se experimentan mejoras de salud significativas, mejora la presión arterial, el nivel de colesterol y otros marcadores asociados a la salud.

Esta investigación es interesante y contribuye a arrojar un poco más de luz sobre un tema en el que investigadores de todo el mundo han debatido constantemente, ¿el azúcar en sí perjudica la salud, o es el aumento de peso asociado a su consumo el que contribuye a que se sufran problemas de salud a largo plazo? El experimento se diseñó con el propósito de poder contestar a esta pregunta, simplemente se eliminó por completo el azúcar de la dieta de los 43 niños de entre 9 y 18 años que participaban en el estudio y que sufrían obesidad y síndrome metabólico, reemplazándose este ingrediente por otro tipo de hidratos de carbono a fin de mantener la misma ingesta calórica.

Tras 10 días de dieta los niños apenas perdieron peso, sin embargo, experimentaron una significativa mejoría en la salud, por lo que se reafirma que todas las calorías no son iguales y que el azúcar es un alimento relacionado fuertemente con el riesgo de sufrir diferentes enfermedades. Se puede mejorar la salud metabólica de los niños sin cambiar el consumo diario de calorías y sin que se reduzca peso, simplemente eliminando el azúcar de la dieta, desde un punto de vista clínico los resultados son muy importantes ya que contestan claramente a la pregunta antes formulada.

Merece la pena recordar que la OMS (Organización Mundial de la Salud) explicaba que si el consumo de azúcar no supera el 5% de total de calorías (el equivalente a 6 cucharaditas de café o unos 25 gramos) que se ingieren al día, se apreciarían beneficios significativos en la salud, esta recomendación se lanzaba para los adultos, por lo que en el caso de los niños el porcentaje sería menor. Como inciso, es interesante recordar que en el año 2009 una investigación realizada por expertos de la Universidad de Washington y el Centro Monell en Pensilvania, desvelaba el por qué de la necesidad de azúcar en los niños, considerando que existía una clara relación entre el desarrollo y el crecimiento de los niños. Evidentemente en la investigación que tratamos ahora se habla de niños que sufren sobrepeso y otras enfermedades metabólicas, pero no de niños sanos, por lo que hubiera sido interesante realizar el mismo estudio con niños sin problemas de salud.

Cuando se habla de azúcar, no se refiere al contenido de forma natural en los alimentos, sino en aquellos azúcares agregados por la industria alimentaria, esos son los azúcares que son peligrosos para la salud. En Estados Unidos se lanzó una recomendación para los consumidores estadounidenses, indicando que el azúcar no debía superar el 10% de la ingesta calórica, como vemos, la recomendación es el doble de la proporcionada por la OMS. En su momento la FDA propuso la inclusión en las etiquetas alimentarias de información sobre la cantidad de azúcares agregados en los productos, además se debía incluir el valor porcentual diario de azúcares agregados teniendo en cuenta la recomendación del 10% antes señalada.

Estos cambios no fueron del agrado de la industria alimentaria, asegurando que la FDA estaba realizando afirmaciones sobre la ingesta diaria máxima que no contaban con el respaldo científico. Pues bien, el estudio realizado responde claramente a la industria y reafirma la necesidad de indicar la información sobre el contenido de azúcar en base al porcentaje recomendado en las etiquetas de los alimentos.

Sobre el estudio hay que decir que los niños habían estado recibiendo el 27% de sus calorías diarias a través de la ingesta de azúcar, cantidad más elevada que la media de consumo a nivel nacional que se establece en un 15%. Al sustituir los alimentos ricos en azúcar se respetó los que contenían azúcar de forma natural, como por ejemplo las frutas, con respecto al resto de alimentos, en vez de yogur azucarado, tomaron bagels, en vez de pastelería, patatas fritas cocinadas en el horno, etc. Aquí explican que la investigación sólo duró 10 días debido a que el presupuesto era ajustado, si se hubiera realizado en un mayor tiempo seguramente se habrían apreciado mucho más los beneficios de eliminar el azúcar en la dieta de los niños.

Podéis conocer más detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Obesity.

Foto | Shardayyy

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...