La inmunoterapia oral es más efectiva si se utilizan también antihistamínicos y probióticos

Según los resultados de un metaanálisis, en los tratamientos de inmunoterapia oral contra la alergia a los cacahuetes, es recomendable utilizar como elementos complementarios los antihistamínicos y los probióticos, ya que con ello se reducen las posibles reacciones adversas al tratamiento.

Alergia a los cacahuetes, tratamiento

Hace unos días os hablábamos de Palforzia, un nuevo medicamento aprobado en Estados Unidos para el tratamiento de la alergia a los cacahuetes en niños, se trata de la primera inmunoterapia oral aprobada para tratar este tipo de alergia. Pues bien, una revisión de la documentación científica existente por parte de expertos del Instituto de Investigación Robinson de la Universidad de Adelaida (Australia), concluye que la inmunoterapia oral contra la alergia a los cacahuetes es más efectiva si se utilizan también antihistamínicos y probióticos.

Los expertos revisaron 27 estudios de inmunoterapia oral en los que participaron un total de 1.488 menores, el objetivo era evaluar sistemáticamente la evidencia disponible, para determinar el riesgo y la frecuencia de efectos adversos que se producen con este tipo de tratamientos. El motivo de realizar el estudio era que, si bien la inmunoterapia oral contra la alergia a los cacahuetes es un tratamiento prometedor, las preocupaciones sobre su seguridad siguen siendo una barrera que impide su adopción a nivel generalizado.

Los investigadores han identificado tres factores clave, que podrían reducir el riesgo de sufrir una reacción adversa, destacando que, si se administraba antihistamínicos y probióticos como elementos complementarios a la inmunoterapia, se incrementaba en un 10% el número de niños y niñas que tolerarían bien el tratamiento. En la revisión realizada se constató que el riesgo general de que los menores sufrieran algún problema que requirió un tratamiento fue del 38’3%, y el riesgo de que se interrumpiera el tratamiento por algún problema se estableció en un 6’6%.

Pero en aquellos estudios sobre la inmunoterapia oral contra la alergia a los cacahuetes en los que se utilizaron antihistamínicos y probióticos, el riesgo de efectos adversos era mucho menor. El 70% de los menores que comenzaron un tratamiento simple, se clasificaron como insensibles a los cacahuetes, pero utilizando los probióticos o antihistamínicos de forma complementaria, el porcentaje se elevó al 80%. En el caso de las dosis de mantenimiento que se toman tras el tratamiento, los expertos determinaron que la tasa de éxito se elevó al 95% con los probióticos o antihistamínicos, sin ello se reducía al 72’7%. Otro dato interesante es el hecho de saber que cuanto mayor eran las dosis del tratamiento de inmunoterapia en su primer estadio, mayor era el riesgo de sufrir una reacción alérgica al tratamiento.

Esto demuestra que en la inmunoterapia oral contra la alergia a los cacahuetes se debe ir poco a poco y es necesario complementarlo con antihistamínicos y probióticos, a fin de garantizar un mayor porcentaje de éxito evitando que se produzcan reacciones adversas. Sería interesante que Aimmune Therapeutics, responsable del desarrollo de Palforzia, tuvieran en cuenta los resultados de este estudio, pero también el resto de equipos de investigación que trabajan en el tratamiento de alergias alimentarias.

Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la página de la universidad, y en este otro publicado en la revista científica Scientific Reports.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...