La deficiencia de vitamina D en el embarazo no afecta a la función cognitiva del bebé

Según los resultados de una investigación india, los niveles de vitamina D en el embarazo, aunque sean deficientes, no afectan a las funciones cognitivas de la descendencia. Al menos así se constata en el seguimiento realizado a bebés cuyas madres tenían deficiencia de esta vitamina durante la gestación.

Vitamina D y funciones cognitivas

Según los datos obtenidos a partir del estudio Mysore Parthenon, investigación a largo plazo que tiene el cometido de analizar los efectos de la tolerancia a la glucosa materna y al estado nutricional de las futuras mamá, como factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares en la descendencia, la deficiencia de vitamina D en el embarazo no afecta a la función cognitiva del bebé. Estos resultados contradicen los de estudios con animales que demostraban la asociación entre la deficiencia de esta vitamina y una mala función cognitiva en la descendencia.

En la investigación se realizó un seguimiento a 630 mujeres embarazadas de la India, tras dar a luz, los investigadores realizaron un análisis antropométrico a sus bebés a lo largo de un periodo de cinco años, y posteriormente revisiones y evaluaciones de la función cognitiva cada seis meses, hasta que los hijos cumplieron los 14 años de edad. Los expertos realizaron evaluaciones sobre el aprendizaje, la memoria a corto y largo plazo, el desarrollo del lenguaje, la coordinación visual y motora, la atención y concentración, la capacidad de razonamiento, etc.

El 68% de las mujeres participantes en el estudio tenían deficiencia de vitamina D por una serie de factores, como la reducida exposición solar debido a las prendas de vestir tradicionales utilizadas, la piel más oscura, algo que limita la absorción de la vitamina ante la exposición solar, la baja o nula ingesta de suplementos de vitamina D, etc. Se señaló que el nivel de vitamina fue bajo en la mayoría de los casos y especialmente en el segundo trimestre del embarazo, en teoría, el periodo más crítico para el desarrollo neurológico del bebé y periodo en el que el organismo requiere más cantidad de esta vitamina.

Las pruebas que se realizaron a los niños fueron satisfactorias, la única diferencia que se constató era que las niñas puntuaron más que los niños en las pruebas de razonamiento, memoria a corto plazo y fluidez verbal, pero estos resultados no tenían que ver con el nivel de vitamina en el embarazo. Se apunta que existen diferencias en el metabolismo de la vitamina, algo que probablemente está asociado a la raza, algo que será necesario volver a estudiar, ya que sólo se trabajó con niños indios.

A pesar de la amplia variación de concentraciones de la vitamina registradas en el estudio, los expertos muestran que no existe relación entre la falta de vitamina D y los problemas en la función cognitiva de los bebés. Merece la pena retomar la lectura de este post en el que hablábamos de una investigación de la Universidad Assiut (Egipto), cuyos resultados sugerían que la deficiencia de vitamina D durante el embarazo podría ser un factor de riesgo para que el bebé sufriera autismo. Esto lleva a deducir que los niveles bajos de esta vitamina sí podían afectar al desarrollo neurológico y, por tanto, a la función cognitiva.

Los resultados no son una prueba definitiva, como comentábamos, otros estudios sí identifican la relación, por lo que será necesario que este estudio sea ratificado con nuevas investigaciones. De momento, será necesario aplicar el principio de precaución y tomar los suplementos de vitamina D que hasta la fecha recomiendan los especialistas médicos.

Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Asia Pacific Journal of Clinical Nutrition.

Foto | Jason White

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...