La alergia al sésamo afecta a un 17% de los niños alérgicos a los alimentos

Una investigación muestra que la alergia al sésamo en Estados Unidos afecta a un 17% de los niños alérgicos a los alimentos, de los que no se sospechaba que tenían esta alergia. Esto prueba que es necesario modificar el sistema de diagnóstico y, además, sirve como respaldo a la petición de muchos consumidores para que la industria alimentaria especifique la presencia del sésamo en sus productos.

Alergias alimentarias infantiles

Según los resultados de una investigación realizada por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH), la alergia al sésamo afecta a un 17% de los niños alérgicos a los alimentos, siendo más común de lo que se creía hasta la fecha. Los datos muestran que la alergia al sésamo es una de las 10 alergias alimentarias infantiles más comunes, sin embargo, este producto no figura en la principal lista de alérgenos alimentarios de la FDA (Agencia de Medicamentos y Alimentación).

A esto hay que añadir que el sésamo no está reglamentado en el etiquetado en los productos de alimentación, es decir, no se exige a los fabricantes que indiquen la posibilidad de trazas o su presencia en los productos. Curiosamente la FDA emitió una solicitud para recibir comentarios sobre esta cuestión, recibiendo casi 5.000 comentarios y la mayor parte estaban de acuerdo en exigir a la industria alimentaria que proporcione la información.

En la investigación, los expertos utilizaron anticuerpos IgE específicos del sésamo en los ensayos para predecir si un niño con alergia alimentaria, podría ser también alérgico al sésamo. Según los resultados, las pruebas estándar de la alergia (prueba de punción cutánea y prueba de anticuerpos específicos para alérgenos) han sido inconsistentes en la predicción de una reacción alérgica al sésamo. La razón es que muchos estudios que evalúan la utilidad de estas pruebas para detectar la alergia al sésamo, sólo han incluido a niñas y niños de los que se tenía sospecha que eran alérgicos al sésamo.

Con un enfoque diferente en la investigación, los expertos evaluaron la prueba de anticuerpos IgE específicos del sésamo, en un grupo de 119 menores con alergias alimentarias de los que se desconocía si podían ser alérgicos a estas semillas. Se les proporcionaron alimentos que contenían sésamo en cantidades que aumentaban gradualmente, todo ello bajo supervisión médica para prevenir una reacción alérgica. Se descubrió que un 13% de los menores que participaron en el estudio eran alérgicos al sésamo, un 61% eran tolerantes a las semillas, y un 26% rechazó los alimentos y no querían probarlos.

Por lo que de 88 niños que si realizaron la prueba, 13 eran alérgicos al sésamo, lo que supone el mencionado 17%. Según un modelo matemático desarrollado por los investigadores, los niños que tienen en sangre más de 29’4 unidades de inmunoglobulina E específica del sésamo (sIgE), tienen un 50% más riesgo de sufrir alergia al sésamo, claro, que esta prueba deberá ser validada a través de otros estudios antes de poderse llevar a cabo en la práctica clínica para diagnosticar la alergia al sésamo en niños con alergias a ciertos alimentos.

Se puede decir que esta investigación es de gran utilidad y contribuirá a que la FDA reglamente sobre este tema y la industria alimentaria especifique la presencia de sésamo en sus productos a fin de evitar que los niños alérgicos los consuman. Además, es un primer paso para que se diagnostique a todos los niños y certificar si existe o no la alergia. Sería interesante realizar un estudio similar con niños y niñas de otros países, para conocer la prevalencia de la alergia sin diagnosticar.

Podéis conocer los detalles del estudio realizado por el NIH a través de este artículo publicado en la página de la revista científica Pediatric Allergy and Immunology.

Foto | srta_dobbs

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...