¿En qué casos deben pasar los bebés por la incubadora?

Cuando un bebé al nacer pesa menos de dos kilos, tiene ictericia severa, problemas de salud o son prematuros el pediatra o neonatologo solicitará su ingreso en una incubadora que mantendrá la humedad y temperatura exactas para que el bebé pueda sobrevivir y se le pueda tratar adecuadamente.

Las incubadoras han supuesto un gran adelanto en cuánto al cuidado de los bebés que nacen con problemas, bajo peso o son prematuros. Gracias a ellas se han salvado a muchos bebés que en otras condiciones no hubieran podido sobrevivir. Para que un bebé sea ingresado en la unidad de cuidados intensivos neonatales y requiera de una incubadora se debe dar alguna de estas circunstancias: ser prematuro, bajo peso al nacer, ictericia, presentar problemas de salud al nacer o durante sus primeros días de vida, inmadurez pulmonar, que haya aspirado meconio o si presenta cualquier problema que el pediatra estime que requiere observación o cuidados especiales.

Los bebés prematuros permanecen en la incubadora hasta que cigen el peso suficiente.

En cuanto a los cuidados para el bebé prematuro, estos suelen salir de cuidados intensivos y por defecto de la incubadora una vez han alcanzado los dos kilos de peso y no presentan ningún otro problema de salud. Es más, con dos kilos de peso y buena salud se les suele dar el alta hospitalaria. Son los padres los que a partir de ahí deben tomar una serie de precauciones para conseguir que sus bebés crezcan sanos y fuertes.

En cuanto a los bebés que nacen con poco peso, el principal problema es que al ser tan pequeños les cuesta mucho mantener el calor corporal, por lo que es fácil que se resfríen igual que los bebés prematuros. Por este motivo, las incubadoras consiguen mantener al grado de humedad y de temperatura correctos para que el bebé aumente de peso y crezca lo suficiente como para poder sobrevivir fuera de la incubadora.

Otro de los problemas de salud que comportan el ingreso de bebés en la incubadora es la ictericia cuando es severa, ya que cuando el bebé sufre de esta enfermedad aumenta los niveles de bilirrubina en la sangre y se deshidratan fácilmente, por ello en la incubadora se les mantiene con una luz especial y cubriéndoles los ojos. Si tiene inmadurez pulmonar (un problema muy frecuente) u otros problemas de salud que puedan poner en riesgo la vida del bebé, el pediatra puede solicitar su ingreso en la incubadora para que puedan darle los cuidados especiales que requiere.

En el caso de haber aspirado meconio le tienen que limpiar las vías respiratorias succionando el líquido para extraerlo. Si el bebé es de bajo peso, prematuro o simplemente tiene dificultades para respirar es posible que requiera de una incubadora durante unas horas o días para que le coloquen un tubo para ayudarlo a respirar. Generalmente el uso de la incubadora es necesario cuando el bebé no puede mantener su nivel de temperatura, tiene problemas de salud severos, es prematuro o pesa menos de dos kilos.

Foto | César Rincón en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 3,00 de 5)
3 5 1
Loading ... Loading ...