El embarazo se debe iniciar con un peso normal

Antes de la concepción es recomendable que las mujeres tengan un IMC normal, ya que un peso por encima o por debajo del IMC saludable, incrementa el riesgo de que la madre y el futuro bebé puedan tener complicaciones de salud. Este es el resultado de un estudio que se suma a los resultados de otras investigaciones relacionadas con el peso adecuado para afrontar el embarazo.

Peso en el embarazo

Según los resultados de una investigación realizada por expertos de la Universidad de Columbia Británica (Canadá) en colaboración con otras instituciones del país, el embarazo se debe iniciar con un peso normal, el exceso o falta de peso se asocia con un aumento del riesgo de los problemas de salud en la madre y el futuro bebé.

El objetivo de esta investigación era examinar la asociación entre el Índice de Masa corporal (IMC) pregestcional y la morbilidad materna grave, para ello se analizaron los datos de 743.630 mujeres embarazadas estadounidenses entre el año 2004 y el año 2013. Antes del embarazo, alrededor de un 3% de las mujeres tenía un peso más bajo de lo normal, un 26% tenía un peso normal y un 26% tenía sobrepeso.

Un 13% de las participantes se consideraron con obesidad de clase 1 (IMC de 30 a 34.9), un 6% con obesidad de clase 2 (IMC de 35 a 39.9) y un 4% con obesidad de clase 3 (IMC igual o mayor a 40). Según los resultados, cuanto más pesaba una mujer el riesgo de sufrir algún tipo de enfermedad grave, como insuficiencia renal, hemorragias o eclampsia entre otras, se incrementaba, además aumentaba el riesgo de mortalidad.

Aunque aclaran que el aumento era estadísticamente significativo, pero pequeño en el riesgo de morbilidad materna grave o mortalidad, hay que tener en cuenta que las probabilidades de que una mujer fallezca durante el embarazo en Estados Unidos es de 1 de cada 6.000. Los expertos se muestran preocupados porque cada vez hay más mujeres que se quedan embarazadas sin tener un IMC correcto, sobre todo mujeres que son obesas o muy obesas, comentan que a mayor peso, mayor es el riesgo de inflamación que puede derivar en graves problemas de salud.

Los investigadores comentan que lo mejor es poder iniciar el embarazo con un peso saludable para reducir los posibles problemas de salud en las mujeres y los bebés, pero si se concibe con un peso inadecuado, puede ser un buen momento para plantearse, en beneficio del bebé y del suyo propio, cambiar los hábitos de vida, disfrutar de una alimentación más saludable, realizar ejercicio moderado, etc. Algunas mujeres cambian sus hábitos pensando en el bebé, siendo el pequeño una motivación para ello, aunque otras parece que no piensan en las consecuencias que pueden tener su peso y estilo de vida.

Hay que decir que de este tema ya se ha hablado anteriormente en Pequelia, se puede citar este estudio del año 2012 en el que se apuntaba que la delgadez extrema y la obesidad son factores de riesgo durante el embarazo. En definitiva, si existe una planificación del embarazo, es muy buena idea preparar el cuerpo, con ello se mejorará la calidad de vida y se reducirá el riesgo de sufrir posibles complicaciones de salud.

Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista médica JAMA Pediatrics.

Foto | Rain0975

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...