Crear un cuento: actividad para niños hiperactivos

Crear un cuento y terminar mirándolo juntos. Con esta actividad, habremos logrado el objetivo de que termine una actividad, se haya concentrado, y lo más importante para él: realizar una actividad con papá y mamá, donde han estado conmigo, por mí y además la he terminado. Refuerzo muy positivo.

En este artículo y otros que publicaremos próximamente os explicaremos algunas actividades para niños hiperactivos interesantes para trabajar algunas facetas importantes de su desarrollo. La metodología será: explicación de la actividad, materiales necesarios y objetivo que persigue. Es una actividad para realizar con el papá y la mamá o si no es posible, al menos con uno de los dos progenitores.

Con esta actividad buscamos que se centre, termine una tarea.

Vamos a realizar un cuento con nuestro hijo, utilizando sus personajes favoritos y elaborados artesanalmente. Para empezar, le preguntaremos al niño de qué quiere el cuento o qué personajes quiere que participen en él. A mi hija le encanta Peter Pan, por lo que es fácil encontrar una nueva aventura. Podemos escoger entre un cuento en el que él sea el protagonista, o no. También podemos elegir uno al azar con un comportamiento que no sea el adecuado, por ejemplo. Esto va a depender qué valores queremos inculcarle.

El material que necesitamos son: hojas de media cuartilla en blanco, cinta para que al terminar la historia podamos atar las hojas y que queden como un cuento, lápices de colores, papeles de colores, tijeras, pegamento para papel y mucha imaginación. Para empezar debemos explicar al niño qué vamos a hacer, cómo vamos a repartir el tiempo y qué esperamos de él. Como ya sabéis, no debemos castigar al niño si no lo quiere hacer.Esta actividad no persigue estar mucho rato sentados, debemos planificar toda la actividad previamente, para que no se nos vaya el tiempo, y explicarle al niño el proceso. Por lo tanto no dibujaremos en exceso. Tampoco debe haber demasiadas letras, por ejemplo pongamos sólo nombres, así no se alarga demasiado la actividad. Dado que la imaginación es parte imprescindible en un cuento, centrémonos en sus personajes y algo de escenario, estos serán suficientes.

La cuestión es que el niño debe dibujar en cada hoja (una viñeta) algún personaje o escenario. Nosotros debemos dirigirle para ayudarle, ya que se trata de una actividad conjunta, podemos ir recortándole falditas, pantalones, arboles, flores, etc. de manera que él vaya dibujando, coloreando algunas partes y pegando otras, así obtendremos un cuento muy especial. Debe ser corto, con pocas páginas y sencillo, no se trata de una obra de arte, sino de una actividad que se supone no debe tardar demasiado en hacerse, por lo que debemos organizarle el tiempo nosotros. Cuando terminemos, debemos pedirle al niño que ordene las viñetas, posteriormente las ataremos, y nos sentaremos en el sillón más cómodo que tengamos y le explicaremos el cuento.

Hay que echarle imaginación, no hace falta que cada vez que lo miremos juntos sea la misma historia, solo necesitamos unos personajes. A mi hija, los cuentos que más le gustan son los que me invento cada noche. Con esta actividad conjunta queremos conseguir que el niño esté centrado en una sola tarea y que la termine, que haya compartido un rato con papá y mamá y al terminar, con la lectura tranquila y repasando el cuento con el pequeño, conseguiremos reforzar positivamente su actitud.

Foto: ~ www.davidleetong.com ~ en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...