¿Cómo se puede volver a las escuelas en esta crisis sanitaria provocada por el COVID-19?

Hoy conocemos la reflexión de un epidemiólogo acerca de la vuelta a las escuelas en esta crisis sanitaria provocada por el COVID-19. El experto proporciona información epidemiológica, pero también trata cuestiones que considera fundamentales y que ayudarán a reflexionar sobre la situación.

Pandemia de coronavirus

Últimamente hemos hablado en varias ocasiones de cómo debe ser la vuelta al cole, hemos conocido una propuesta inicial sin concretar, de la ministra Isabel Celaá, o la propuesta de la AEP para una apertura gradual de las escuelas tras superar la pandemia de COVID-19. Pues bien, hoy conocemos la opinión publicada en la página del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), de un epidemiólogo que no tiene nada que ver con el mundo escolar.

¿Cómo se puede volver a las escuelas en esta crisis sanitaria provocada por el COVID-19?, el epidemiólogo pretende que se reflexione a la hora de responder a preguntas tan difíciles como la planteada. Sus palabras no se traducen en un plan de ruta o consejos sobre esta cuestión, como hemos comentado, el cometido es que todo aquel que lea la información piense y reflexione.

El experto comenta que niños, niñas y adolescentes son susceptibles a contraer la enfermedad, aunque la mayoría de casos de una forma más benigna que en las personas adultas, eso es algo que ya sabemos desde hace tiempo a través de la Asociación Española de Pediatría. Los menores son parte de esa cadena de contagio, recordemos que no es que contagien más, contagian igual que los adultos, pero dado que los síntomas pueden pasar desapercibidos, pueden ser un foco muy importante de contagio.

El epidemiólogo comenta que no se puede descartar que las escuelas sean puntos calientes de contagio, es decir, donde se transmita la enfermedad, sea por los menores, los profesores o el resto de personal que trabaje en los centros escolares. Muchos de los contagios son asintomáticos, por lo que no es posible evitar el riesgo de contagio por el hecho de limitar la entrada de quienes tengan fiebre o síntomas gripales. Tampoco es posible regular la entrada a la escuela en base a los resultados de un test inmunológico, el experto comenta que se debe a la moderada calidad de los resultados que se obtienen y el alto porcentaje de población que daría negativo.

Hace hincapié en base a los conocimientos actuales, de la necesidad de mantener la distancia social, como mínimo dos metros y de forma constante, y también es importante la ventilación de espacios interiores. Es necesario reducir el aforo a las aulas y salas de reuniones siempre que no se pueda garantizar la distancia de seguridad, como ocurriría en el caso de las escuelas y colegios.

Utilizar la mascarilla, seguir las medidas de higiene recomendadas y mantener una limpieza constante del mobiliario y el material escolar son algunas medidas planteadas, pero el epidemiólogo indica que no existen evidencias sobre la efectividad de estas medidas en las escuelas. Por ello, la vuelta a las clases debe realizarse en función del riesgo comunitario de la infección, y siempre empezar por aquellas zonas con un menor riesgo de contagio.

Para el experto la apertura de las escuelas crea dilemas de difícil solución, al margen de ellos, comparte otros aspectos que también considera fundamentales y que a continuación transcribimos:

1- La pandemia conlleva cambios en la organización y la dinámica social, probablemente durante los próximos 12-18 meses, o más allá si no conseguimos disponer de una vacuna eficaz.

2- La educación es un sector clave en toda sociedad, no solo porque que los escolares de hoy son la semilla de mañana; también porque la escuela tiene un impacto social que va más allá del alumnado, y debe adaptarse a estos cambios.

3- La escuela es el lugar adecuado para enseñar los cambios de hábitos y aprender nuevas normas, como el ‘saludo japonés’ en lugar del abrazo, la distancia social, la limpieza repetida y bien hecha de las manos, y la ventilación de los espacios cerrados.

4- Los niños y niñas y los adolescentes son la población más flexible a la hora de aprender y, por tanto, de incorporar los cambios y adaptarse a los nuevos tiempos.

5- La escuela juega un papel fundamental para adaptar sus contenidos a la actualidad. La pandemia es un motivo de aprendizaje sobre la comprensión de los problemas, la globalidad y las interrelaciones de las causas, la convivencia con las incertidumbres y la realidad de nuestra muerte y la de los nuestros.

6- La metodología y organización también deberán adaptarse a los nuevos tiempos. La utilización de los recursos digitales es una oportunidad. También lo es la utilización de los espacios abiertos para dar clases al aire libre donde el contagio es más difícil. Además, el conocimiento científico describe los efectos beneficiosos de la naturaleza en la atención y el desarrollo cerebral.

7- Estos cambios van más allá de la propia escuela. Tienen que ver con la conciliación entre la nueva forma de trabajar y el nuevo funcionamiento escolar. Ahora más que nunca hay una conciliación más intensa entre la familia, la escuela y el apoyo social.

Sin duda, las reflexiones y la información es interesante, nos ayuda a pensar y comprender mejor la situación, a través de la página oficial de ISGlobal podréis conocer todos los detalles de la reflexión del epidemiólogo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...