¿Cómo combatir los piojos?

A menudo las plagas de piojos acaban por llegar al colegio de nuestros hijos y les invaden el cabello. Para acabar con los piojos se recomienda mucha paciencia, máxima higiene, lociones antiparásitos y sobre todo eliminar todas las liendres.

Los piojos son un problema difícil de resolver, pero no imposible. La constancia, la paciencia y la perseverancia permitirán que finalmente consigamos deshacernos de esos bichitos tan insoportables. Estos parásitos pican en el cuero cabelludo y se alimentan de la sangre. Las picadas producen fuertes picores e inflamación y pueden producir reacciones alérgicas. Además al rascarnos podemos hacernos arañazos y empeorar la situación.

Un pelo sano también puede contagiarse con piojos

Es importante saber que para erradicarlos del todo es imprescindible eliminar hasta la última liendre. Las liendres son los  huevos que se quedan adheridos al pelo. No olvidemos que para estos bichitos la higiene no tiene nada que ver, ni tampoco el estatus social. Tener piojos es hoy en día bastante normal. Por muy limpio que llevemos a nuestros pequeños si un niño se le acerca con piojos lo más seguro es que le salten a su cabecita y por muy limpia que esté acabará con estos incómodos bichos.

Si en el colegio nos informan de que hay piojos, una medida preventiva barata y efectiva que podemos llevar a cabo es una buena higiene, aclarar el pelo con vinagre y sobre todo observar el cuero cabelludo de nuestros pequeños para salir de cualquier duda. La observación directa es la más eficaz.

No se debe caer en la tentación de utilizar productos anti piojos antes de tiempo, solo conseguiremos que cuando los necesitemos de verdad no sirvan de nada. Además estos insectos se hacen cada vez más fuertes, son resistentes a muchos de los productos del mercado, por lo que encontrar un champú, loción o producto dirigido a los piojos puede ser caro y desesperante. En el mercado hay también cepillos eléctricos que nos permiten acabar con la invasión de piojos sin necesidad de utilizar productos químicos.

Entre los consejos preventivos más comunes están, por ejemplo, recoger el pelo a las niñas para ir al colegio, utilizar algún producto suavizante de los que no se aclaran, rociar el pelo con un poco de colonia, etc. Lo que sí es imprescindible es concienciar a los pequeños de que eviten compartir gorras, peines, toallas, diademas o cualquier prenda que hayan usado en la cabeza.

Si nos encontramos con que nuestro pequeño viene a casa con piojos, hay que ponerse las pilas y no dudar. Un buen repaso con una liendrera (un cepillo especial para eliminar liendres), un antiparasitario o loción anti piojos, vinagre en el aclarado o algún otro producto natural como el árbol de té, aceite de Neem, aceite de oliva, lavanda, etc. y mucha paciencia. Aconsejan hacer una limpieza a fondo unas dos veces por semana y si en dos semanas no han desaparecido, visitar al pediatra para cambiar el tratamiento.

Foto por chefranden en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...