Alimentos sin gluten

Es importante conocer los alimentos que no contienen gluten, de qué forma prepararlos y porque tenemos que tener cuidado cuando hacemos la compra. Que es el sello de calidad, porque un producto puede contaminarse con gluten o que alimentos son los que debe comer un intolerante al gluten.

Si queremos evitar alimentos sin gluten tenemos que llevar un control estricto de lo que se compra en casa, aunque es difícil, el resto de la familia tendría que adoptar normas de comida favorables al niño, de manera  que tengamos en casa la mayor cantidad posible de alimentos sin gluten. Aunque los precios de estos productos suelen ser más caros, una cocina natural y sana puede favorecer los hábitos familiares y sobre todo el del niño con la intolerancia al gluten.

La fruta fresca no contiene gluten.

Además es  importante concienciar al pequeño de su problemática, cuando son bebés comen lo que les damos, pero cuando llegan a la edad de 4 años en la que los niños ya empiezan a tomar conciencia de lo que comen, pueden aprender a ser responsables, sobre todo si los padres insistimos mucho y estamos encima del tema.

El primer paso con el que nos encontramos es reconocer un alimento sin gluten. Actualmente la legislación europea obliga a especificar en las etiquetas cuando un alimento contiene gluten, aunque esto no soluciona el problema con el que se encuentran los intolerantes al gluten. Esto es porque muchas veces no viene especificado el nombre como “gluten” sino que hay que reconocer que alimentos básicos lo contienen y por otro lado hay que asegurarse que no se hayan cocinado o preparado en el mismo sitio o aceite que un alimento con gluten.

En el primer caso, es importante conocer los alimentos que no contienen gluten. Para empezar debemos basar la alimentación en una cocina sana por lo tanto: carnes, pescados, marisco fresco, verduras y frutas frescas es lo ideal. Congelado se puede comer, pero hay que evitar aquellos productos que estén rebozados. Por otro lado la leche y todo lo que deriva de ella (yogures, quesos, requesón, etc.), huevos, legumbres, aceites, miel, azúcar, el arroz, soja, maíz, frijoles, harina de nueces, amaranto, tapioca, papas, sorgo, mijo, quínoa, ararais, alforfón, vinos, café, infusiones, refrescos, especias, etc. Puedes consultar la página de la Federación de Asociaciones de Celíacos de España para más información.

En el segundo caso, para evitar problemas con el contenido de un preparado podemos tomar varias precauciones, por ejemplo: consultar los  listados de las asociaciones de intolerantes al gluten, ellos suelen tener esos listados al día y podemos tener más seguridad sobre lo que compramos, no comprarlo si tenemos la más mínima duda, solo ir a restaurantes donde podamos tener la seguridad que preparan comidas para los intolerantes al gluten, y por último, fijarnos en el sello del certificado de calidad. Si en él se indica que es sin gluten, tenemos la seguridad que ni se ha mezclado, ni se ha realizado con nada de gluten.

A parte de los productos alimenticios debes tener cuidado con los fármacos, harinas excipientes y almidones. Es importante ser cuidadoso con la preparación de los alimentos y no utilizar los mismos utensilios o el mismo aceite para cocinar alimentos con gluten y que sin gluten. Es muy importante que los alimentos para intolerantes al gluten sean preparados de forma totalmente independiente al resto de alimentos.

Foto por rwkvisual en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...