Nacido un bebé a partir de tejido ovárico congelado cuando la mujer tenía 13 años

Ha nacido un bebé a partir de tejido ovárico congelado cuando la mujer tenía 13 años, Se trata del primer caso en el que se practica la crioconservación de un ovario en una niña que no había menstruado, y que le ha permitido ser madre 14 años después.

Recuperar la fertilidad

La crioconservación de tejido ovárico se ofrece actualmente para preservar la fertilidad sobre todo para preservar la fertilidad de las pacientes oncológicas, ya que los tratamientos de quimioterapia o radioterapia podrían causar la imposibilidad de tener un bebé. De este tema ya hemos hablado en otras ocasiones, varias mujeres han conseguido quedarse embarazadas tras un implante de tejido ovárico, unos 35 bebés han nacido a partir de un trasplante de tejido ovárico criopreservado, tejido siempre obtenido de mujeres mayores de edad, nunca de pacientes jóvenes que no han llegado a la pubertad o que se encuentran en esta etapa.

Pues bien, hoy conocemos el que puede ser el primer caso del nacimiento de un bebé a partir de tejido ovárico congelado a los 13 años de edad. Un equipo médico de la Clínica de Fertilidad y el Laboratorio de Reproducción Humana del Hospital Erasme (Bélgica) llevaron a cabo el trasplante de tejido ovárico criopreservado en una mujer de 27 años a la que le extirparon el ovario derecho para congelarlo, en aquel entonces todavía no había tenido la primera menstruación pero tenía algunos signos de la pubertad, como por ejemplo el desarrollo de los pechos.

Parece ser que esta mujer originaria de la República del Congo (África) tuvo que sufrir la extirpación de un ovario a consecuencia de la anemia falciforme o drepanocitosis, diagnosticada a los 5 años de edad. Esta enfermedad se caracteriza por una deformación de los glóbulos rojos, lo que provoca dificultades en la circulación, obstruyendo los vasos sanguíneos. A los 11 años emigró a Bélgica, los especialistas médicos advirtieron que la enfermedad era muy grave y que era necesario recibir un trasplante de médula ósea de su hermano, lo que implicaba un tratamiento previo de quimioterapia con el fin de evitar la reproducción de glóbulos rojos deformes.

Según leemos aquí, a la edad de 15 año,s a causa de la falta de actividad ovárica del otro ovario, los especialistas médicos administraron a la entonces niña un tratamiento hormonal sustitutivo, habitual en los tratamientos de los síntomas menopáusicos. Una década después la mujer decidió tener un bebé y se inició el procedimiento para el reimplante del tejido ovárico que había sido conservado. Tras la operación, la mujer logró producir ovocitos maduros en perfectas condiciones, pero existía otra complicación, su pareja tenía problemas de fertilidad. En el año 2014 (dos años más tarde) tuvo un bebé con otra pareja que nació sano y con un peso de 3.140 gramos.

Para los expertos ha sido todo un éxito, es la primera vez que se restaura la fertilidad en una mujer con tejido criopreservado antes de la pubertad, lo que muestra que el procedimiento es viable y se puede realizar durante la infancia en determinados casos para garantizar la fertilidad en edad adulta. Sin duda, es un avance médico interesante que servirá para valorar utilizar la misma técnica en otras niñas que tengan esta u otras enfermedades que requieran tratamientos que causan infertilidad. Podéis conocer más detalles de la noticia a través de este artículo publicado en Human Reproduction.

Foto | JerryLai0208

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...