Estas son las principales opciones de reproducción asistida

La edad de la mujer, los descontroles en la evolución y otros factores pueden incidir en el embarazo, pero hay técnicas que pueden ayudar a lograr la concepción de forma exitosa.

Reproducción asistida. ¿De qué se trata?

Cuando se ha tomado la decisión de agrandar la familia, no siempre es posible decantarse por el “método tradicional”. Sin embargo, la ciencia avanza a pasos agigantados, incluso para ayudar en el proceso de concepción. Inseminación artificial, relaciones programadas y fecundación in vitro son las principales opciones de reproducción asistida disponibles en la actualidad.

En cualquiera de ellas se requerirá de la asesoría de un profesional, quien indicará a los potenciales padres las ventajas y desventajas de cada procedimiento. Asimismo, se realizarán diversos estudios para determinar la opción más efectiva en cada caso.

Tratamientos médicos para lograr un embarazo

El especialista en fertilidad informará a la pareja sobre las diferentes técnicas existentes para lograr el tan anhelado deseo de ser padres. Las más conocidas son las siguientes:

Relaciones sexuales programadas

Sin duda, la más natural y simple de seguir. Se recomienda en mujeres cuyos ciclos anovulatorios resultan discontinuos. Se trata de generar la ovulación, utilizando fármacos orales o inyectables. Durante la consulta ginecológica, el especialista evaluará la fluctuación del ciclo, para precisar el momento justo de la ovulación, que servirá de guía para saber cuándo se debe practicar el coito.

Inseminación artificial (IA)

Similar a la alternativa anterior, se administrarán medicamentos a la futura mamá, aunque éstos deben ser inyectados. La intención es estimular la actividad de los ovarios, de forma controlada, hasta lograr un máximo de dos folículos. Dichos folículos no se manipularán hasta que se hayan desarrollado adecuadamente, a un tamaño aproximado de 18 milímetros.

Una vez hayan madurados los folículos, el médico indicará nuevos fármacos por inyección, provocando la liberación de óvulos, que serán fecundados posteriormente. En la fecha fijada para la inseminación, será tomada la muestra de semen o descongelarán las muestras adquirida del donante o banco de semen. Seguidamente será colocada en el útero por medio de una cánula. Dado que solo tarda unos minutos, la técnica no requiere que la mujer sea sedada y tampoco es dolorosa. De igual forma, requerirá el uso de medicinas de forma vaginal y oral, según lo recete el doctor.

Fertilización in vitro (FIV)

Esta tecnología de reproducción implica la colocación de un óvulo y el esperma sobre un plato de laboratorio, para la posterior implantación del embrión. Puede ser usado en diversos casos, especialmente cuando el hombre tiene problemas de fertilidad y su esperma tiene un conteo disminuido o poca movilidad.

Asimismo, es posible aplicarse cuando la mujer tiene oclusión en las trompas de Falopio, padecen trastornos de ovulación, fibromas en el útero o insuficiencia ovárica temprana. Es muy útil para parejas con trastornos genéticos que esperan evitar transmitir a su bebé alguna condición.

Una vez que el médico ha realizado la evaluación pertinente, procederá a indicar medicamentos que estimulan la producción de óvulos. Tome en cuenta que este método es invasivo y retirar los óvulos incluye introducir una aguja hueca a través de la pelvis, guiado por imágenes de ultrasonido. Se trata de un procedimiento menor, que necesitará poco tiempo de recuperación.

Lo bueno y lo malo

Las opciones de reproducción asistida suponen una solución a distintos problemas de fertilidad. En este sentido, la edad de la mujer, el padecimiento de ciertas condiciones médicas, no tener pareja e incluso estar con una del mismo sexo, podrían dejar de ser un impedimento ante el deseo de tener un hijo. Aunque el cuerpo de la mujer está preparado para dar vida, en algunos casos requiere ayuda. Se dice que más de la mitad de las mujeres que optan por reproducción asistida supera los 40 años. 

La posibilidad de evitar la transmisión de enfermedades genéticas es una de las principales razones por las que dos personas o un individuo se someten a este tipo de procedimientos. Esto se debe a que los espermatozoides son evaluados exhaustivamente justo antes de la implantación.

No obstante, estas prácticas también acarrean ciertos riesgos: embarazos múltiples no deseados, abortos involuntarios, embarazos ectópicos, riesgos durante la intervención, aunque son mínimos, e hiperestimulación de los ovarios. Asesorarse con un especialista es fundamental para tener éxito en el proceso. 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...