Edición de genes para reducir el riesgo de aborto involuntario

Un grupo de investigadores ha descubierto, utilizando a la tecnología CRISPR Cas9 para la edición de genes, que el gen OTC4 tiene un papel importante en el desarrollo embrionario, de hecho, los embriones que no tienen este gen no se desarrollan adecuadamente y se incrementa el riesgo de aborto involuntario.

Tecnología CRISPR Cas9

Gracias a la tecnología CRISPR Cas9, investigadores del Instituto Francis Crick, instituto biomédico dedicado a la comprensión de la biología fundamental que subyace a la salud y a la enfermedad, explican que se puede llevar a cabo una edición de genes en los embriones humanos con el propósito de reducir el riesgo de aborto involuntario.

Los expertos han identificado el gen que se encarga de controlar cómo se forma el embrión en las primeras etapas de su desarrollo, este gen denominado OTC4 tiene un papel importante en el desarrollo embrionario y parece ser que los embriones que no tienen este gen no se desarrollarán adecuadamente, lo que inevitablemente lleva a que fracasen en la implantación.

Gracias a esta información se puede determinar por qué algunas mujeres tienen más abortos involuntarios que otras. Esta es la primera vez que se ha utilizado la tecnología de edición del genoma para entender el papel que desempeña un gen en el desarrollo embrionario temprano, lo que permitirá mejorar el tratamiento de fertilización in vitro y la comprensión sobre las razones que provocan que algunos embarazos no lleguen a término.

En la investigación se trabajó con 41 embriones humanos donados por parejas que habían sido sometidas a la fertilización in vitro, recordemos que esta técnica de reproducción asistida para algunas parejas es la única opción que tienen para poder concebir un bebé, sin embargo, y a pesar de todos los avances que se han realizado en este campo, el tratamiento no es una garantía, ya que la tasa de éxito es reducida y así se ha demostrado en numerosos estudios que se han realizado sobre el tema.

Para los expertos, la limitada actividad del gen OCT4 es una de las razones por las que la implantación de embriones no tiene éxito y puede conducir al aborto espontáneo. En este artículo del Instituto Francis Crick podéis ver un vídeo que muestra el desarrollo embrionario en los cinco primeros días, en la izquierda aparece un embrión normal no editado, en la derecha aparece un embrión editado para que no produzca la proteína OCT4.

Como se puede comprobar, en el embrión no editado se forma correctamente un blastocito, en cambio, en el embrión editado no se desarrolla, este experimento demuestra que la mencionada proteína es esencial y crucial para el desarrollo del blastocito. Los expertos comentan que posiblemente este gen sea importante en biología de células madre pluripotentes, aquellas que se pueden convertir en cualquier otro tipo de célula, dando lugar también embriones.

Esta investigación proporciona una nueva comprensión sobre los genes responsables de movimientos cruciales, como es el cambio, organización y establecimiento de diferentes roles en los grupos de células que forman un embrión. De todos modos, los expertos comentan que queda mucho por investigar, ya que no entienden exactamente cómo funcionan las células madre pluripotentes, a pesar del éxito de la tecnología CRISPR Cas9.

Poco a poco se dan nuevos pasos para lograr que las parejas puedan concebir un bebé a través de las técnicas de fertilización, posiblemente en unos años la tasa de éxito de la FIV se establezca en unos valores aceptables, recordemos que hoy en día, se establece en un 50-60%. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Nature.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...