Mujeres con ovarios poliquísticos: ¿problemas de fertilidad?

Tener ovarios poliquísticos no es sinónimo de infertilidad, pues cada mujer es diferente y solo unas pocas presentan un síndrome agudo que las lleva a tener que utilizar métodos alternativos, tanto hormonales como de reproducción asistida.

ovarios

Son muchos los mitos más o menos fundados que escuchamos a propósito de los ovarios poliquísticos. El principal y más extendido es que, las mujeres que lo padecen, suelen tener problemas reproductivos una vez llega el momento de dar el paso hacia la maternidad. Pero lo cierto es que esto solo ocurre a un bajo porcentaje de mujeres, sobre todo teniendo en cuenta que actualmente es posible tratar las causas de infertilidad más comunes, como es el caso.

En primer lugar no podemos dejar de mencionar un matiz que muchas mujeres no tienen en cuenta: no es lo mismo tener ovarios poliquísticos que desarrollar el síndrome del ovario poliquístico. Es decir, que la palabra poliquístico en ningún momento se debe asociar con la noción de “quiste”, sino que tan solo habrá que tener en cuenta que nuestros ovarios tienen unas características diferentes al resto. En primer lugar, presentan un tamaño mayor y tienen más folículos menores de 10 mm. Los síntomas del síndrome del ovario poliquístico, en caso de padecerlo, no tienen por qué interferir en nuestra fertilidad, pues no todas las mujeres lo viven con la misma intensidad ni responden al mismo patrón.

Uno de los síntomas más claros de este síndrome es la alteración hormonal, que se produce al subir los niveles de hormonas masculinizantes. Ello puede llegar a causar exceso de vello, acné y reglas irregulares. Atendiendo a este último síntoma sí podríamos decir que, si el síndrome no se trata convenientemente, podríamos encontrarnos con dificultades desde un punto de vista reproductivo, causados ante todo por una falta de ovulación. No obstante, alteraciones como la amenorrea (ausencia de menstruación) o la oligomenorrea (reducción del número de menstruaciones) son fácilmente paliables con los tratamientos hormonales adecuados. Solo debes consultar a tu ginecólogo de confianza, que tratará convenientemente este problema de carácter endocrino.

En los casos más difíciles en que la ovulación sea casi nula o los ovarios presenten una mala calidad, sí debemos ponernos en manos de un buen profesional que nos asesore en un tratamiento más profundo y personalizado. No obstante se trata de un problema que tiene fácil solución si se emprenden tratamientos que induzcan a la ovulación. Lo normal es que se inicie un proceso a base de comprimidos de clomifeno o, en los casos más difíciles, gonadotropinas, un fármaco más potente. Solo las pacientes más extremas pueden llegar a producir óvulos que no son aptos para la gestación. Sin embargo, seguimos señalando lo que dijimos al principio: lejos de causar alarma entre las mujeres, lo que se pretende es todo lo contrario. Aquellas con problemas reproductores serios derivados del síndrome del ovario poliquístico son las menos.

Como siempre, consulta a tu ginecólogo antes de preocuparte demasiado, y ten en cuenta que una mujer puede vivir con ovarios poliquísticos con total normalidad, eligiendo cuándo y cómo quiere ser madre. Ante todo prima la información: conócete a ti misma tanto por dentro como por fuera.

Foto / Robert McDon

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...