Mitos y verdades de los anticonceptivos

Mitos y verdades de los anticonceptivos

Parece absolutamente incongruente con la evolución acelerada que los seres humanos hemos experimentado gracias al mal traído término de la “globalización”, que se sigan manteniendo algunos mitos inherentes a la concepción que provienen incluso de sectores de estudio y avances científicos.

Sin duda, muchos de ellos están basados en la creencia popular que, sin duda analizada en el momento histórico en el que se acuñó y sin dejar de un lado el entorno en el que se desarrollaron y los elementos adicionales que los consolidaron, tuvieron en algún momento una concordancia con los hechos.

El siglo XXI es un siglo de innovación, cambios y avances y sin embargo, existen aún sectores que defienden mitos asociados al embarazo que, si bien se ha corroborado su inexactitud, no ha sido posible erradicarlos de la creencia popular.

Así, nos encontramos con afirmaciones como:

La primera relación sexual no puede derivar en embarazo
o
La píldora anticonceptiva provoca un aumento de peso
o
Existen días durante el mes en los que el embarazo no se viable.

Formación y prevención, claves en la educación sexual

El control y planificación del momento en el que quedarse embarazada es fundamental por razones obvias. Pero es importante también no efectuar ninguna línea divisoria entre el embarazo y la prevención de enfermedades de transmisión sexual. Mientras la primera de las situaciones debe evitarse por cuestiones médicas, psicológicas y sociales, la segunda de las razones, es un asunto vital.

La información está ahí, al alcance de todos nosotros. Es conveniente informar a las hijas adolescentes apenas tengan su primera menstruación y a los hijos varones apenas comiencen a relacionarse entre un grupo de pares, del funcionamiento tanto del sistema reproductivo, como de las enfermedades de transmisión sexual.

Es perfectamente válido y asumible que desde el hogar, se acometa la paternidad desde todas las perspectivas posibles; sanitaria, formativa, social, emocional, etc.… Cuanto más formemos a las nuevas generaciones, más estaremos contribuyendo a la erradicación de uno de los grandes males de las sociedades; las enfermedades de transmisión sexual.

Adicionalmente, es fundamental acompañar a nuestros hijos a la consulta del especialista adecuado para la elección del método anticonceptivo más adecuado a la edad y realidad de la persona.

Los mitos vs. Las realidades

Veamos algunos de los grandes mitos asociados al embarazo. Grandes responsables del punto de quiebre entre el total acceso a la información que existe hoy y la realidad en relación al embarazo.

La primera relación no puede derivar en embarazo

Falso. La aparición de la primera menstruación supone el inicio del ciclo completo en las mujeres. No es posible menstruar si no se produce ovulación y la ovulación es la responsable del embarazo, siempre ocurre previa a la menstruación y deriva en ella, únicamente cuando no hay fecundación entre el momento de la ovulación y el sangrado.

Si se tiene pareja estable, no es necesario utilizar anticonceptivos

Esta afirmación es demasiado categórica y en ella inciden muchísimos factores que analizar individualmente antes de tomarla como un axioma.

Existen días en los que no se puede producir un embarazo

Falso. No está comprobada la existencia de días 100% infértiles, específicamente ante ciclos irregulares, es muy difícil definir los días que son más o menos fértiles.

La menstruación impide el embarazo

Es cierto que es mucho más difícil quedar embarazada mientras se está menstruando, sin embargo, no es imposible al 100%.

Los métodos anticonceptivos incrementan el peso corporal

Los primeros métodos anticonceptivos tenían una alta concentración de hormonas, por lo que se provocaban reacciones adversas por la retención de líquidos. Sin embargo, esta situación ha sido prácticamente erradicada con la nueva generación de píldoras anticonceptivas y los científicos han informado que, en la actualidad, un 80% de las mujeres no experimentan cambios en su peso corporal y un 20% pierde peso o experimenta alzas inferiores a los 2 kilogramos al año.

Conclusiones, la formación es la clave

El sexo y la reproducción son inherentes al ser humano, se deben ejercitar libremente y siempre con la responsabilidad de mantener la salud sexual del hombre y la mujer.

Adicionalmente, el embarazo debe ser decidido en un momento en el que la estabilidad sea suficiente para garantizar que, tanto el embarazo como el desarrollo del futuro bebé, se realizará en concisiones óptimas.

Foto: Catlovers

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...