Mayor riesgo cardiovascular en niños concebidos por reproducción asistida

Un estudio ha constatado cambios en la estructura y funcionamiento del corazón de los niños concebidos por Fecundación in Vitro, por lo que tienen más probabilidades de sufrir riesgo cardiovascular.

Reproducción asistida

Hemos conocido un curioso estudio desarrollado por expertos de la Universidad Pompeu Fabra y la Universidad de Barcelona, en el que se concluye que existe un mayor riesgo cardiovascular en aquellos niños concebidos por reproducción asistida. El estudio se ha prolongado durante 36 meses, ha contado con la financiación de Obra social La Caixa y han participado expertos de varios centros hospitalarios.

Los expertos se han preocupado por la salud de los niños concebidos mediante las técnicas de reproducción asistida, especialmente en los efectos que podían tener a largo plazo, según explican son técnicas relativamente nuevas y es evidente que se obtendrán más datos y se podrán realizar más estudios a medida que pase el tiempo. Recientemente se dieron a conocer dos nuevos estudios que sugerían que los niños de 10 años de edad concebidos a través de la FIV, tenían la presión arterial más elevada que los niños que se habían concebido normalmente.

A partir de estos dos estudios los investigadores plantearon la hipótesis de que la reproducción asistida podría provocar cambios en el corazón durante el desarrollo fetal, un dato que tuvieron en cuenta para postular la hipótesis fue que los fetos que habían tenido problemas intrauterinos sufrían cambios en la forma y funcionalidad del corazón, cambios que se mantenían tras el nacimiento. El estudio realizó un seguimiento durante un año y a partir de los 4’5 meses de embarazo a un grupo de 100 mujeres embarazadas por concepción natural, y 100 embarazadas por Fecundación in Vitro.

Se realizó el seguimiento del desarrollo de los futuros bebés hasta que nacieron y cumplieron 6 meses de edad. Parece ser que se pudo constatar que en el interior del vientre materno, los fetos ya presentaban cambios en la estructura y función del corazón, éstos se mantenían tras el nacimiento y se asocian a un mayor grosor de las arterias e hipertensión. Estos cambios son similares a los corazones y arterias de los niños que sufren obesidad y diabetes, problemas que aumentan el riesgo cardiovascular cuando alcanzan la edad adulta. En comparación con los niños concebidos de forma natural, los niños concebidos por FIV tienen hasta 10 veces mayor riesgo cardiovascular.

La buena noticia es que estas alteraciones se pueden revertir en muchos casos, para ello es necesario que los niños realicen una dieta adecuada y rica en Omega 3 a fin de proteger el sistema cardiovascular, los investigadores explican que los padres de estos niños no tienen que alarmarse, ya que los resultados ofrecen un mensaje de oportunidad, se puede reducir y eliminar ese factor de riesgo, algo que no debe confundirse con una enfermedad. Con estos niños hay que tener una especial atención nutricional, evitar problemas como la obesidad infantil y realizar controles periódicos de la presión arterial.

Hay algo que merece la pena destacar, los investigadores explican que estos cambios que sufren los fetos posiblemente no tengan mucho que ver con la FIV, consideran que están asociados a los embarazos de mayor riesgo de sufrir complicaciones. Apuntan además que podría derivarse de los problemas que causaban la infertilidad, lo que muestra que se deberán realizar nuevos estudios en torno a este tema para obtener conclusiones más concretas. Los resultados serán de gran ayuda para los niños que nacen mediante las técnicas de reproducción asistida, especialistas y padres ya saben que deben tener buena cura de la dieta de estos niños, así como realizar controles periódicos de la presión arterial.

Vía | EFE Salud
Más información | Cardiología Diario Médico

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...