Los peores anticonceptivos de la historia

A través de este vídeo podéis conocer los peores anticonceptivos de la historia, brebajes a base de miel y heces de cocodrilo, mezclas de agua con plomo, la introducción de un dedal en la vagina, e incluso la introducción de Coca Cola tras el acto sexual.

A través de este vídeo podéis conocer los peores anticonceptivos de la historia, tanto por su composición como por su nula efectividad, estos métodos de control de natalidad tuvieron que ser soportados por muchas mujeres a lo largo de la historia, lo peor es que no evitaban el embarazo y si éste se producía, la excusa argumentada era que los dioses lo habían querido así.

En Egipto en el año 3.051 a.C las mujeres debían tomar antes del acto sexual una mezcla de miel y heces de cocodrilo para evitar la concepción, se suponía que esta mezcla de ingredientes era un potente espermicida, pero nada más lejos de la realidad. El siguiente método anticonceptivo es mucho más soportable, se practicaba en Europa entre el año 500 y 100 a.C, las mujeres se colocaban en una pierna unos testículos de comadreja, con ello creían que evitaban el embarazo.

En el vídeo sobre los anticonceptivos más inverosímiles de la historia hablan de los anticonceptivos orales, en Francia, en el siglo XVII las mujeres bebían zumo de cebolla, este a fin de cuentas se podía tomar, pero el que preparaban las mujeres canadienses entre el siglo 16 y 18 posiblemente no, se trataba de un destilado con testículos de castor. Claro, que si se debe hablar de un brebaje que además de no ser efectivo, ser nauseabundo y además potencialmente peligroso, se debe citar el método que se utilizaba en la antigua Grecia entre el año 800 y 600 a.C, se le denominaba agua de herrero, básicamente era una mezcla de agua y plomo que podía provocar todo tipo de daños al organismo.

Otro grupo de anticonceptivos estaba formado por objetos bastante extraños que las mujeres debían ‘introducir en su cuerpo’, como por ejemplo el dedal metálico que se utilizaba en Europa en el siglo XIX y que debía colocarse en el interior de la vagina, creyendo que sería una barrera infranqueable para los espermatozoides. Los condones fabricados con intestinos de cerdo es otro método anticonceptivo que se utilizó durante siglos, poca efectividad y muchas molestias.

Aunque no hay que remontarse tanto tiempo atrás en la historia para conocer métodos anticonceptivos absurdos, sin validez científica y con nula efectividad. En Estados Unidos en la década de los años 60, las mujeres se introducían una botella de Coca Cola en la vagina previamente agitada, la idea es que las burbujas lavaran el interior de la cavidad después de realizar el acto sexual, y el gas de la bebida acabaría con los espermatozoides, obviamente este método no funcionaba.

En el vídeo hablan de que lo peor en la actualidad es que 220 millones de mujeres en todo el mundo no tienen acceso a la planificación familiar y no pueden utilizar los actuales métodos anticonceptivos, tampoco tienen acceso a un programa para tener un embarazo seguro y saludable, algo en lo que se debería trabajar con mayor énfasis.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...