Las mujeres con asma tardan más en concebir un bebé

Un estudio realizado en Dinamarca muestra que las mujeres con asma tardan más en concebir un bebé, y más aún las que no siguen escrupulosamente el tratamiento.

Asma y embarazo

Hace unas semanas os hablábamos de la necesidad de controlar el asma durante el embarazo para evitar complicaciones de salud en la madre y en el futuro bebé. Hoy seguimos hablando de asma, pero esta vez en relación a la concepción. Una investigación desarrollada por expertos de la Universidad de Bispebjerg (Dinamarca), concluye que las mujeres con asma tardan más en concebir un bebé, aunque hay que decir que no se sabe si la razón es por un efecto biológico o porque con el asma se reduce la frecuencia del coito y por tanto son menos las probabilidades de concebir un bebé.

Los expertos explican que existe una asociación entre asma e infertilidad debido al hecho de que el tiempo de espera para concebir es mayor, aunque en este caso no creemos que se debería hablar de infertilidad, ya que el retraso no implica el no poder tener hijos. Por otro lado, algunos estudios han determinado que no existen diferencias de fertilidad entre las mujeres que padecen la enfermedad y las que no la padecen.

Este retraso se da en la mayoría de las mujeres asmáticas de cualquier país, en este sentido, algunos expertos sugieren que es posible que el asma, al ser una enfermedad inflamatoria que afecta a los tubos bronquiales, también podría afectar a las trompas de Falopio, ya que la inflamación podría producirse en cualquier parte del organismo. Esta teoría se respalda por el hecho de que las mujeres asmáticas que son tratadas mejoran su capacidad para poder concebir un bebé. Los expertos apuntan que es muy importante tratar correctamente la enfermedad, especialmente si se desea concebir un bebé, con ello se reduciría el tiempo de espera para la concepción.

Otros investigadores apuntan que esto no es algo exclusivo del asma, consideran que si se realizara un estudio con cualquier otra enfermedad de carácter crónico, posiblemente los resultados serían similares y de igual modo se tardaría más en concebir un bebé. Quizá para respaldar esta hipótesis se debería realizar un estudio de características similares utilizando otras enfermedades. De nuevo se apunta a la posibilidad de que estas enfermedades provoquen que las mujeres no se sientan bien con más frecuencia y por tanto realizarían en menos ocasiones el acto sexual reduciendo las probabilidades de quedarse embarazadas.

Lo cierto es que se han realizado varios estudios en torno a la relación asma, fertilidad y concepción y los resultados muestran que las mujeres asmáticas no tienen que sentirse ansiosas, ya que no existe base alguna que determine que la fertilidad se verá truncada o mermada a consecuencia del asma. Volviendo al estudio danés, el equipo de investigadores recopiló los datos de más de 15.200 mujeres gemelas de Dinamarca de hasta 41 años de edad, éstas debieron completar unos cuestionarios donde debían contestar a preguntas relacionadas con la enfermedad que padecían y la fertilidad.

Los investigadores dividieron a las mujeres en dos grupos, asmáticas y no asmáticas. A su vez, el grupo de mujeres asmáticas se dividió en quienes estaban siendo tratadas y seguían estrictamente la medicación, y quienes no trataban su enfermedad. A todas ellas se les preguntó si habían tratado de quedarse embarazadas durante más de un año sin lograr el objetivo y el número de hijos que tenían. Los datos obtenidos mostraron que unas 1.000 mujeres sufrían asma, éstas tuvieron más dificultades para quedarse embarazadas que las mujeres que no padecían la enfermedad, en cifras: un 27% frente a un 21’6% respectivamente.

Pero además se constató que el retraso en la concepción dentro del grupo de mujeres asmáticas, era mucho mayor en las que no trataban su enfermedad, en porcentajes, un 30’5% frente a un 23’8% de las mujeres que trataban farmacológicamente el asma. Otro factor que influye en el retraso del embarazo es la edad, en el estudio se constata que las mujeres asmáticas de más de 30 años de edad tienen más problemas para concebir que las menores de dicha edad. Con respecto al número de hijos, ambos grupos, asmáticas y no asmáticas, tuvieron el mismo promedio, aunque las mujeres asmáticas tendían a quedarse embarazadas a una edad más avanzada.

Todos estos datos muestran que las mujeres que quieren concebir un bebé y que son asmáticas deben seguir escrupulosamente el tratamiento. Los expertos apuntan que son necesarios más estudios y analizar otras variables, seguramente no tardaremos en conocer los resultados de nuevas investigaciones. Podéis conocer todos los detalles del estudio a través del artículo publicado en Health Day.

Foto | Daviddesign

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...