La salud de los niños nacidos mediante tratamientos de fertilidad ha mejorado

Una investigación constata que se ha reducido el número de recién nacidos con bajo peso mediante las técnicas de reproducción asistida, los expertos apuntan que además de los avances técnicos y las nuevas tecnologías, ha influido el procedimiento de transferir un único embrión.

Tratamientos de fertilidad

Hace unos días nos hacíamos eco de un estudio en el que se concluía que la reproducción asistida es una técnica muy segura, la tecnología y el avance de la ciencia han permitido desarrollar medicamentos menos agresivos para estimular la ovulación, la extracción de óvulos ahora se realiza mediante un procedimiento vaginal mucho menos invasivo y más seguro, etc. En la misma línea, hoy conocemos otro estudio desarrollado por investigadores daneses en el que se concluye que la salud de los niños nacidos mediante tratamientos de fertilidad ha mejorado significativamente durante las dos últimas décadas.

Es algo lógico, la reproducción asistida ha avanzado mucho en los últimos años, ahora nacen menos bebés de forma prematura o con bajo peso y se ha reducido el número de mortinatos y niños que mueren durante el primer año de vida. En la investigación se han analizado los datos de los últimos 20 años en relación a los tratamientos de reproducción asistida.

Se ha constatado una reducción notable en el riesgo de nacer de forma prematura o muy prematura, aunque esto no se debe únicamente a los avances médicos y tecnológicos, también guarda relación con la transferencia de un solo embrión cada vez que se realiza un procedimiento. Recordemos que años atrás los partos de gemelos, trillizos, cuatrillizos… eran algo asociado a estos tratamientos, por lo que el bajo peso o la prematuridad eran también algo habitual.

La política de transferir un solo embrión por ciclo de reproducción asistida es beneficiosa para los bebés y para las madres. En la investigación se revisaron los resultados de salud de más de 62.000 bebés nacidos únicos y casi 30.000 gemelos que nacieron gracias a la reproducción asistida. Los bebés nacieron entre los años 1988 y 2007 en países como Finlandia, Noruega, Suecia o Dinamarca, todos son escandinavos. Quizá se debería haber tomado datos de otros países para contrastar, ya que las políticas sobre reproducción asistida de los países escandinavos son distintas a las que se aplican en otros países del mundo.

Los especialistas compararon los datos de los dos grupos de bebés citados con los datos de un grupo de 350.000 niños nacidos únicos y 123.000 gemelos que habían nacido en el mismo periodo de forma natural. A lo largo del periodo del estudio se constató que a medida que pasaba el tiempo nacían menos bebés únicos por un tratamiento de fertilidad, con bajo peso (2’5 kilos), o muy bajo peso (1’3 kilos), también se pudo verificar una caída de las tasas de mortinatos y fallecimientos en el primer año de vida, esta reducción también se constató en los gemelos nacidos mediante los tratamientos de fertilidad.

Según los datos de los partos prematuros de bebés únicos y gemelos nacidos en Suecia, se muestra una reducción que pasa del 28% de partos prematuros entre 1988 y 1992 a un 13% en el periodo 2003-2007. En el resto de países estudiados se observó una reducción similar. Paralelamente y según leemos aquí, se apunta que la cantidad de gemelos nacidos mediante los tratamientos de fertilidad durante todo el periodo del estudio se redujo en casi un 50%. Por tanto se demuestra que la salud de los bebés nacidos por técnicas de reproducción asistida ha mejorado notablemente.

Podéis conocer más detalles de la investigación a través de la revista médica Human Reproduction.

Foto: Robert Hammer

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...