La obesidad de las mujeres complica el desarrollo embrionario

Una nueva investigación demuestra que el sobrepeso y la obesidad de las mujeres complica el desarrollo embrionario en sus primeras etapas. El resultado es una menor tasa de concepción y riesgos para la salud de los futuros bebés.

Desarrollo embrionario

Una investigación desarrollada por expertos de la Escuela de Medicina de Hull York (Reino Unido) y la unidad FIV de esta escuela, concluye que la obesidad de las mujeres complica el desarrollo embrionario. Según los resultados, las mujeres obesas tienen menos probabilidades de tener embriones saludables y además, estos embriones tienen menos posibilidades de supervivencia que los de mujeres con un IMC normal.

Se trata del primer estudio que analiza las diferencias del desarrollo embrionario durante las primeras semanas, en mujeres con un peso normal, sobrepeso y obesidad. El estudio demuestra que el exceso de peso pone en riesgo la concepción y el buen desarrollo del bebé, se apunta que en el caso de que el embarazo llegue a término, los niños nacidos tendrán más complicaciones de salud en un futuro, la razón es que los óvulos fecundados de estas mujeres son más pequeños que los de mujeres con peso normal.

En el Reino Unido preocupa este tema, especialmente porque en dos décadas se ha pasado de un 7% de madres obesas al actual 15%, esto provoca, según la investigación, una mayor carga económica para el Departamento de Sanidad, y amenaza a la salud de las próximas generaciones de niños. Según explican los autores, esta es la primera vez que se investigan los cambios dañinos en la concepción relacionados al peso de la madre. Como antecedente, en estudios anteriores ya se había llegado a la conclusión de que el peso de la madre en la concepción estaba asociado a un mayor riesgo de que la descendencia tuviera enfermedades metabólicas y cardiovasculares.

Lo que se ha podido determinar en este nuevo estudio es que el peso influye provocando cambios en el embrión en una etapa muy temprana de su formación, se considera que esto guarda relación con las condiciones del ovario en el que el embrión madura. La morfología de los ovarios cuando se sufre sobrepeso u obesidad puede reducir las posibilidades de concepción y además afectar a la salud de sus hijos en un futuro. Esta es otra razón más a añadir a la lista por las que hay que procurar tener un peso normal, a fin de aumentar las posibilidades de concepción y garantizar la salud de los futuros bebés.

Como decíamos, los óvulos de mujeres obesas son más pequeños, esto provoca una notable reducción de posibilidades de que se pueda formar el blastocito cinco días después de la fecundación. Otro dato destacable, en las mujeres con peso normal el óvulo alcanza el estadio de blastocito 17 horas más tarde que en las mujeres con sobrepeso u obesidad, los expertos explican que esta aceleración representa la formación de un menor número de células en el blastocito, lo que implica una bioquímica diferente, algo que podría afectar de forma negativa a la placenta.

Aquí nos explican que los expertos trabajaron con 368 óvulos fertilizados de 58 mujeres distintas y con peso variable, normal, sobrepeso y obesidad, todas estas mujeres estaban siendo sometidas a un tratamiento de fertilidad. Posiblemente se desarrollarán nuevos estudios dado que la muestra de participantes era muy pequeña, con una investigación de amplio espectro se podrían ratificar los resultados.

En muchas ocasiones hemos hablado de la necesidad de mantener un peso normal para aumentar la tasa de fertilidad, gozar de un embarazo saludable, aumentar las expectativas de salud de los bebés, etc. Ahora podemos añadir una razón más para intentar seguir un estilo de vida saludable que permita tener un IMC normal. Podéis conocer todos los detalles del estudio a través de este artículo publicado en la revista científica Human Reproduction.

Foto | Polyhex

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...