La inseminación artificial

Inseminación artificial

La inseminación artificial es un popular tratamiento de reproducción asistida al que recurren muchas parejas que tienen dificultades a la hora de concebir un bebé. Esta técnica de fertilización consiste en depositar esperma en el aparato reproductor de la mujer, con el objetivo de concentrar los espermatozoides y acortar la distancia que deben recorrer hasta llegar al ovocito.

En función de la procedencia del semen y de la zona del tracto femenino en la que se depositen los espermatozoides hablamos de diferentes tipos de inseminación artificial:

1. Según la procedencia del semen:

  • Inseminación Artificial Conyugal (IAC): se emplea cuando el semen de la pareja es válido para procrear, pero existen impedimentos fisiológicos (impotencia, parálisis) que impiden el coito.
  • Inseminación Artificial Donante (IAD.): se utiliza en casos en los que no se puede o no se quiere emplear el semen del hombre por diversos motivos como infertilidad masculina, riesgo de transmisión de enfermedades hereditarias, etc. o en el caso de parejas homosexuales.

2.    Según el lugar donde se depositen los espermatozoides:

  • Inseminacion Artificial Intracervical (ICI): es la técnica original, que consiste en depositar el semen en el canal cervical femenino.
  • Inseminacion Artificial Intrauterina (IUI): el esperma se deposita en el interior del útero. Actualmente es la técnica de inseminación artificial más común.

Cualquier tratamiento de inseminación artificial implica un control exhaustivo del ciclo menstrual femenino y del esperma procedente del hombre, que es tratado previamente en el laboratorio para aumentar las posibilidades de fertilización y eliminar sustancias químicas nocivas.

El tratamiento de inseminación artificial se divide en tres fases:

  1. Estimulación ovárica con hormonas e inducción de la ovulación. La inseminación artificial también puede hacerse aprovechando un ciclo menstrual natural, sin embargo, la estimulación del ovario junto a la inducción farmacológica de la ovulación posibilitan disponer de más de un óvulo para ser fecundado de forma natural, aumentando las posibilidades de embarazo, pero también de embarazo múltiple.
  2. Preparación del semen: en el laboratorio se seleccionan y concentran los espermatozoides móviles mediante técnicas de capacitación o preparación seminal. Durante el proceso se eliminan restos celulares y espermatozoides muertos, inmóviles o lentos.
  3. Depósito de los espermatozoides en el tracto femenino: la inseminación se realiza en la consulta médica, sin aplicar anestesia ni causar dolor. Normalmente la inseminación artificial se suele realizar tras haber inducido a la ovulación. Una vez depositado el semen, la mujer debe permanecer unos minutos en reposo.

El éxito de un tratamiento de inseminación artificial depende del tipo de problema de fertilidad que presente la pareja, así como de la edad de la paciente. Según datos del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI), la tasa de gestación de un tratamiento de inseminación artificial conyugal se sitúa en torno al 20%.

Fuentes | Técnicas de Reproducción Asistida, Wikipedia, IVI

Foto | ben klocek

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...