Desayuno calórico para mejorar la fertilidad

Un estudio determina que se puede mejorar la fertilidad en mujeres que sufren Síndrome del Ovario Poliquístico, cambiando el aporte calórico alimentario que realizan a lo largo del día. En este caso se recomiendan desayunos copiosos y cenas muy ligeras.

Alimentación y fertilidad

Una investigación realizada por expertos de la Universidad de Tel Aviv (Israel), concluye que un desayuno calórico en mujeres que sufren el Síndrome del Ovario Poliquístico, contribuye a mejorar la fertilidad. Es importante la distribución del aporte calórico durante las comidas del día, ello favorece el mantenimiento del metabolismo y contribuye a contar con energía durante todo el día, por otro lado, la distribución adecuada de las comidas favorece el mantenimiento de un peso adecuado.

En las mujeres que sufren Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP) y tienen un peso adecuado, el control de la dieta y los tiempos de ingesta alimentaria son aspectos fundamentales, con ello se regula el nivel de insulina y glucosa en sangre. Este síndrome provoca un exceso de producción de insulina que provoca la estimulación de la producción de testosterona afectando negativamente a la fertilidad. El SOP o Síndrome de Stein-Leventhal es un trastorno del sistema endocrino que causa desequilibrios hormonales en mujeres en edad reproductiva, además afecta a la ovulación y a la menstruación. Los investigadores explican que los datos del estudio son concluyentes y con un desayuno calórico se logra mejorar la fertilidad, al parecer, si la primera comida realiza un gran aporte de proteínas y carbohidratos, se reduce la resistencia a la insulina, como hemos explicado la insulina es la desencadenante de todos los problemas.

Para los investigadores, la regla es disfrutar de copiosos desayunos e ir reduciendo el aporte energético en las siguientes tomas hasta la cena, ésta debe ser reducida, es decir, cumplir el dicho de desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo. Con estas pautas se reducirá el nivel de glucosa y los niveles de triglicéridos. Para llegar a esta conclusión se estudio a un grupo de 60 mujeres que sufrían el Síndrome del Ovario Poliquístico y cuyo peso era normal.

Se les asignó de forma aleatoria (al azar) uno de los dos grupos que se formaron y que debían alimentarse durante 90 días con una dieta de 1.800 calorías formada por los mismos alimentos. La diferencia era la distribución de las comidas, un grupo desayunó 983 calorías y cenó 190 calorías, el resto de calorías se repartió entre las demás tomas alimentarias. El otro grupo disfrutó de un desayuno con un aporte de 190 calorías y una copiosa cena de 983 calorías, es decir, al contrario que el primer grupo. En ambos grupos la comida aportaba 645 calorías.

Tras el periodo de estudio, se procedió a evaluar los niveles de glucosa, insulina y testosterona, también se analizó la menstruación y la ovulación. El primer grupo había experimentado una reducción del 56% de resistencia a la insulina, la testosterona se redujo en un 50%, lo que provocó que se incrementara en un 50% el nivel de ovulación. Ambos grupos mantuvieron su IMC (Índice de Masa Corporal), pero el cambio del patrón de ingesta fue determinante, de ahí que se recomiende a las mujeres que sufren SOP un desayuno calórico para mejorar la fertilidad. Los expertos explican que este patrón alimentario también puede ayudar a reducir otros problemas que están asociados al Síndrome del Ovario Poliquístico, como por ejemplo el exceso de vello, la pérdida de cabello o proteger al organismo del riesgo de desarrollar diabetes del tipo 2.

Podéis conocer todos los detalles del estudio a través de este artículo publicado en la Universidad de Tel Aviv.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...