Sistema para predecir si el parto será espontáneo o inducido

Un grupo de investigadores ha desarrollado un sistema para predecir si el parto será espontáneo o inducido, se trata de un dispositivo que tiene la misión de determinar si a partir de las 40 semanas de gestación merece la pena esperar a que el parto se produzca de forma natural o si deberá inducirse, por lo que no tiene sentido esperar esas dos semanas.

Parto espontáneo o inducido

Un grupo de expertos de la Universidad Politécnica de Valencia y del Hospital Universitari i Politècnic La Fe, ha desarrollado un nuevo sistema que permitirá predecir si el parto será espontáneo o inducido. Se trata de un equipo portátil de diagnóstico que ayudará en aquellos casos en los que existe riesgo de embarazo prolongado, es decir, que pueda superar las 40 semanas que suele durar un embarazo a término.

En la variación del tiempo del embarazo influyen factores como la falta maduración de algunos órganos del bebé, un nivel hormonal bajo en la madre, falta de maduración del cuello cervical, deficiencias placentarias, etc. Este equipo se encarga de monitorizar la señal del músculo uterino y la información obtenida sirve para realizar la predicción sobre el tipo de parto. Con el sistema se podrán tomar decisiones sobre la prolongación del parto, sabiendo si es necesario adelantar la inducción al parto, ya que retrasarlo sería algo innecesario si se considera que terminará siendo inducido.

Los investigadores comentan que siempre es preferible que se produzca el parto espontáneo, cuando se cumplen las 40 semanas de gestación y no acontece el nacimiento se esperan hasta dos semanas para que se produzca un parto natural, pero una vez concluye el tiempo adicional, se provoca el parto. Si se sabe que la espera no servirá de nada, la mejor opción es inducirlo, ya que existen algunos riesgos asociados a esas dos semanas de espera, como que la madre sufra taquicardia o el bebé sufra una hipoxia (falta de oxígeno).

El nuevo dispositivo integra dos electrodos que se colocan en el abdomen de la futura mamá a fin de registrar la actividad del músculo uterino, la información es enviada a una unidad central que se encarga de procesarla y mostrar los resultados. A partir de los resultados se puede tomar una decisión informada que beneficia a la madre y al bebé, reduciendo el tiempo de espera y el empleo de recursos hospitalarios.

Para valorar el estado gestacional y si será necesario inducir el parto, se utiliza el índice de Bishop, sistema que evalúa, entre otros parámetros, la madurez y el estado del cuello cervical, la presentación y posición del feto y la preparación en el canal de parto, la identificación de factores que pueden alterar el transcurso del parto, etc. A partir del diagnóstico obtenido se valora si se ha de inducir o no el parto. Los expertos consideran que este sistema es deficiente, siendo la información del músculo uterino el indicador más fiable para realizar la predicción.

El sistema es muy sencillo y nada intrusivo, no entorpece el trabajo del personal médico, ni el seguimiento realizado por otros sistemas que se encargan de monitorizar otros parámetros y valores, ahora los investigadores están centrados en determinar si la inducción al parto será exitosa o si será necesario realizar una cesárea. En el vídeo podéis ver al investigador Javier García Casado explicando las particularidades del dispositivo, su funcionamiento, etc.

Podéis conocer más detalles de la investigación para el desarrollo de este dispositivo a través de este artículo publicado en la revista Computer Methods and Programs in Biomedicine.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...