Recupera tu figura tras el parto con estos ejercicios

¿Qué hacer? No necesitas forzar tu cuerpo. Comienza por un poco de cardio y semana a semana agrega ejercicios y rutinas para recobrar tu postura y firmeza.

Recupera tu figura tras el parto con estos ejercicios

Al ras de los síntomas o molestias que se producen durante el embarazo, es probable que se ganen algunas libras en el proceso, pero no debes desanimarte por ello. Puedes recuperar tu figura tras el parto con sencillos y prácticos ejercicios. Lo primero a considerar son las condiciones en las que diste a luz, y cómo evoluciona tu cuerpo en el postparto. Pasada la cuarentena, puedes iniciar el camino para reencontrarte con tu esbelta silueta.

¿Por dónde comenzar la rutina?

No necesitas forzarte demasiado. Al menos de que seas una figura pública y vivas enteramente de tu imagen, lo ideal es que recobres tu postura y firmeza paulatinamente, de forma sana y perdurable en el tiempo, sin acciones que afecten tu buena salud o causen efecto rebote. Con estas sugerencias podrás hacer más fácil la tarea, y sin riesgos.

  • Comienza con un poco de cardio. Camina a paso ligero por 30 minutos y ve aumentando el tiempo, la distancia e inclusive la potencia, para que vayas aumentando tu resistencia. Cuando te sientas preparada pasa de la caminata al trote y luego a la carrera, para que potencies la pérdida de peso.
  • Haz extensiones de rodilla. Acuéstate boca arriba, coloca las manos bajo las caderas y levanta las piernas con dirección al techo, flexiona las rodillas 10 o 12 veces, descansa y repite la acción. Dominado este ejercicio puedes soltar las manos y mantenerlas tendidas hacia los lados. Tus caderas lo agradecerán.

Agrega ejercicios para acelerar el proceso

Elabora tu plan de recuperación postparto y una vez estés ganada a la idea de ejercitarte, bajar de peso y endurecer el abdomen, suma desafíos y practícalos al menos cuatro veces por semana. Estas rutinas te ayudarán.

  1. Pedalea. Al igual que en la extensión de rodillas, acostada boca arriba estira las piernas, imagina que vas en una bici y pedalea lo más cerca del suelo que puedas. Es importante que acompañes estos ejercicios con una adecuada respiración, toma aire por la nariz, retenlo brevemente y expúlsalo por la boca.
  2. Piernas. Tumbada estira las rodillas y separa las piernas lo más que puedas, luego vuelvelas a juntar sin sonar los tobillos, las manos deben estar bajo los glúteos y la espalda al ras del suelo. Esto se llama trabajo de piernas y se realiza en series de 10 a 15 repeticiones.
  3. Sentadillas. Sin duda son otra forma de endurecer las piernas, caderas y glúteos. De pie separa un poco las piernas y extiende los brazos hacia adelante, en sintonía con los pies. Haz a sentarte hasta que tus caderas estén a la altura de las rodillas y vuelve a la posición inicial. Se recomiendan tres series de 12 repeticiones cada una.

Abdomen perfecto

Tanto el cardio como el trabajo de piernas ya habrán hecho lo suyo, entonces resta ejercitar o más bien reforzar otras áreas del cuerpo, especialmente el abdomen.

  • Abdominales. Si el médico los ha autorizado, puedes proceder a flexionar el tronco. Acostada boca arriba con las manos detrás de la nuca y las piernas juntas, flexiona el tronco sin acercar la barbilla al pecho y manteniendo la parte baja de la espalda al ras del suelo. Comienza realizando dos o tres series de 5 repeticiones cada una, luego puedes ir aumentando este número progresivamente.
  • Hueco lumbar. Para esto ya deberás estar mucho más recuperada. En el suelo y boca arriba separa la espalda baja, todo lo que puedas del piso, construyendo un puente o hueco, y expulsa el aire mientras regresas a la posición inicial. Realiza todas las repeticiones que puedas en al menos tres series.

Educando la postura

No se trata sólo de recobrar la figura, sino la postura. Con tu bebé en brazos y frente al espejo puedes observar detenidamente qué postura adoptas mientras sostienes su peso y corregirla de ser necesario.

  • Estira tus miembros. Mentalmente divide tu cuerpo en dos, de la cintura hasta los pies, de la cintura hasta los hombros, y estira ambos extremos, como cuando se juega a crecer. Repite este ejercicio tres veces al día (mañana, tarde y noche), especialmente durante los primeros seis meses después del parto. Esto ayuda a restablecer la faja abdominal.
  • Controla la respiración. Cuando aún no pueden realizarse los abdominales convencionales, un ejercicio muy apreciable para fortalecer la musculatura está relacionado con la respiración. De pie, con brazos y rodillas ligeramente flexionadas, deja de respirar y contrae tu estómago lo más que puedas, por unos 30 segundos. Luego, respira y repite la acción una segunda vez, con los brazos dispuestos en un ángulo de 90 grados.
  • Continua tonificando. Trabaja en los esquiotibiales, los músculos que se encuentran detrás de los muslos, pues de ellos depende la tonificación general. Acostada boca arriba y utilizando una banda elástica o cinturón de albornoz, lleva el talón de uno de tus pies hasta el techo, mientras el otro reposa en el suelo y tu pierna está semiflexionada. Se sugieren cinco estiramientos con cada pierna para comenzar.

Realmente hay muchísimas formas de bajar de peso y reducir medidas. Considera colocarte una faja e inicia tu entrenamiento en la medida de tus posibilidades. Que la falta de tiempo ni la responsabilidad de cuidar al peque sean excusas porque hasta con él en brazos puedes ejecutar una que otra práctica beneficiosa para ambos. Busca la asesoría de un experto y ve por ello.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...