Qué es la psicosis puerperal

La psicosis puerperal es un trastorno que afecta a una de cada 500 mujeres embarazadas, se considera uno de los trastornos postparto más graves que una mujer que acaba de ser madre puede sufrir, ya que puede derivar en su suicidio o en la muerte del bebé.

Trastornos postparto

La psicosis puerperal es un tipo de psicosis poco frecuente que afecta a una de cada quinientas mujeres embarazadas, se caracteriza por una pérdida del sentido de la realidad que puede llegar a poner en peligro al bebé. Tras el parto y en las dos primeras semanas, la mujer experimenta alucinaciones, alteraciones del comportamiento y del contenido del pensamiento, lo que puede derivar en un suicidio o en la muerte del bebé a manos de la madre.

Parece ser que el problema surge como consecuencia del temor que se experimenta y se impone sobre el deseo de ser madre, el parto es el detonante que hace que se sufran cuadros psicóticos muy acusados, ideas delirantes, depresión y pensamientos que pueden conducir a un fatal desenlace. La psicosis puerperal se considera uno de los trastornos postparto más graves que una mujer que acaba de ser madre puede sufrir, siendo necesario un tratamiento médico urgente.

Las mujeres que han sufrido este tipo de psicosis tienen mayor riesgo de sufrir otros problemas de salud como, por ejemplo, el trastorno bipolar, de hecho, algunos expertos consideran que en realidad la psicosis puerperal es una rama o subcategoría que pertenece a este trastorno. Hay que decir que el problema no se asocia a un trastorno psicológico previo al parto, a antecedentes familiares de una enfermedad mental, etc., pero sí se habla de causas relacionadas con el estrés del parto y el cambio hormonal que se produce durante el periodo postparto.

Si se sufre trastorno bipolar, el riesgo de sufrir psicosis puerperal se incrementa en un 50% durante las dos primeras semanas tras el parto, pero también existen otros factores de riesgo como un parto con complicaciones perinatales no psiquiátricas, antecedentes familiares relacionados con los trastornos afectivos, por ciertas alteraciones orgánicas o enfermedades médicas asociadas al puerperio como una infección, sufrir un estado de abstinencia, una intoxicación por toxinas bacterianas, etc.

Este tipo de psicosis también puede afectar al padre, que puede llegar a sentirse desplazado y “competir” con el bebé por el amor y atención de la madre, pero sin llegar a las mismas consecuencias que si afecta a la madre. Hay que apuntar que es habitual que el trastorno aparezca en las dos primeras semanas tras el parto, siendo muy raro que se manifieste varias semanas o meses tras el nacimiento.

El tratamiento requiere del ingreso hospitalario de la madre durante un periodo de una semana y también es necesario que el bebé la acompañe. La madre puede ser tratada con terapias de electroshock o electrochoque, donde se inducen convulsiones utilizando la electricidad. Este tratamiento también se utiliza en cuadros de depresión mayor que no han respondido a otros tratamientos convencionales. En el apartado de la atención sanitaria se valoran las necesidades de la madre en base a la pirámide de Maslow, se evalúa el grado de violencia hacia si misma o los demás, se procura establecer una relación de confianza para intentar reducir la ansiedad y recuperar el contacto con la realidad, etc.

Cada año, durante la celebración del Día Mundial de la Salud Mental Materna, se lleva a cabo una campaña que tiene el cometido de concienciar sobre el problema y exigir servicios de atención a la salud mental materna. Este año se lanzó en nuestro país una web como Campaña de Sensibilización sobre Psicosis Posparto, en ella encontraréis todo tipo de información sobre el trastorno.

Foto | The Sleep Judge

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...