Parto natural, ¿existe algún riesgo?

Partos naturales

El parto natural es la culminación del embarazo, el momento en el que el bebé viene al mundo abandonando el útero materno. Son numerosos los expertos y las instituciones que abogan por un parto natural por los beneficios que ofrece, reducir las intervenciones médicas y por tanto el número de cesáreas se ha convertido en un objetivo primordial en muchos países, de hecho, se está luchando por humanizar el parto.

Sin embargo, nos gustaría destacar una noticia que conocímos con respecto al parto natural y que, aunque los investigadores indican que no se trata de un dato alarmante, lo cierto es que hasta ahora no han dado nuevas respuestas. Según una investigación realizada por investigadores de la Escuela Universitaria de Medicina de Carolina del Norte (EE.UU) y publicada en la revista digital Radiology, hasta un 26% de los bebés que han nacido por parto natural han experimentado un leve sangrado cerebral. En el caso de los bebés nacidos por cesárea no se había registrado este tipo de sangrado.

Las causas pueden ser varias y todas están sujetas a la gran tensión que se produce durante el parto natural, el avance del bebé por el canal vaginal supone un gran esfuerzo para él, y esta podría ser una consecuencia de ello. Los expertos analizaron en el estudio el tiempo de duración del parto para comprobar si existía una relación con el sangrado cerebral, pero al parecer no tiene nada que ver.

En este estudio se tomaron los datos de 88 recién nacidos de los que 65 habían nacido mediante parto natural. En el postparto, 15 días después del nacimiento, los investigadores realizaron todo tipo de pruebas a los bebés, incluida un resonancia magnética para determinar el estado cerebral. Hasta un 25% de los recién nacidos habían sufrido una pequeña hemorragia intracraneal, la sangre se acumuló en la parte inferior posterior del cerebro.

El estudio se basó en otro anterior que mostraba que hasta un 10% de los niños nacidos por parto vaginal experimentaban este tipo de hemorragias. Cotejando los datos parecería que los investigadores habían descubierto que había aumentado notablemente el número de niños que sufrían una hemorragia de estas características, aunque en realidad el número se habría elevado gracias a la precisión y los medios tecnológicos utilizados, mucho más avanzados que antaño.

No son datos concluyentes y en absoluto abogan por practicar la cesárea, de hecho, el parto natural ha existido siempre y posiblemente sea algo que la naturaleza tenga asumido. No obstante los expertos determinaron realizar nuevos estudios para conocer si de algún modo estas hemorragias pueden incidir en la vida del bebé afectando en su desarrollo. Cuando se conoció este estudio, muchas futuras mamás ante el temor de que sus bebés sufrieran algún problema, solicitaban un parto por cesárea. Fue una mala noticia que truncó temporalmente el trabajo que se estaba realizando por promover el parto natural y los grandes beneficios que ofrece.

Recordemos que hablar de parto natural no es volver al pasado y tampoco prescindir de la ciencia y de la tecnología, en realidad se trata de recuperar la confianza en la naturaleza, confianza que durante miles de años a acompañado al ser humano. La tecnología, las cesáreas y todos los recursos científicos están ahí para cuando no existe viabilidad en el parto natural ,pero no para que sean utilizados sin causa justificada.

Todavía estamos esperando las conclusiones de los estudios que debían presentar los expertos. Las primeras conclusiones de cualquier estudio científico no se deben tener en cuenta hasta que nuevas investigaciones respalden y certifiquen esos primeros datos.

Foto: Oleg Kozlov

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...