Nuevo dispositivo para evitar desgarros durante el parto

Un investigador de la Universidad de Jaén ha presentado un nuevo dispositivo para evitar desgarros durante el parto, con él se pretende reducir de forma significativa la tasa de desgarros que se producen anualmente durante el parto y que se estima en unos 5.000.

Salud durante el parto

Un desgarro durante el parto es una de las posibles lesiones que se pueden producir en el denominado canal de parto, canal formado por el cuello uterino, la vagina y la vulva. Cuando el bebé pasa por el canal blando se encuentra uno de los principales obstáculos, la apertura del mecanismo de cierre del cuello uterino. Posteriormente y tras sortear el cuello uterino, debe realizar un cambio de dirección de 90º a causa de la curvatura de la vagina. Generalmente es la zona perineal la que sufre más daños y éstos serán de menor o mayor gravedad dependiendo de varios factores, por ejemplo el tamaño del bebé, la elasticidad del tejido del suelo pélvico, etc.

Pues bien, hoy conocemos el desarrollo de un nuevo dispositivo para evitar desgarros durante el parto, o al menos reducir el riesgo y minimizar la gravedad del desgarro. Un investigador de la UJA (Universidad de Jaén), concretamente del Departamento de Enfermería, ha diseñado este dispositivo que ha sido fabricado por el Centro Tecnológico del Plástico. Se trata de una pieza plástica desechable que se utiliza en el momento en el que la cabeza del bebé empieza a asomar por el canal, es en esta etapa cuando el riesgo de desgarro es mayor a causa de la distensión que sufre la zona.

Parece ser que el prototipo inicial del dispositivo se ha modificado, su interior está fabricado en un plástico rígido recubierto por un plástico blando que hace de efecto pinza y previene el desgarro sin ocasionar ningún daño o molestia a la madre o al bebé. Con este dispositivo se podrá reducir significativamente la proporción de desgarros durante el parto que se calcula entre un 0’8% y un 1’2% del total de partos anuales, lo que supone un volumen que ronda los 5.000 partos. Ahora, tras haber patentado y perfeccionado los prototipos (se han fabricado tres), el siguiente paso será producirlos con un material biocompatible que se pueda probar clínicamente.

Es de suponer que se realizarán varios ensayos para determinar qué modelo de los tres es el óptimo, así como su efectividad para la prevención de desgarros. Hay que decir que para esta fase será necesaria la financiación, no sabemos si el investigador ya cuenta con patrocinadores para poder llevar a cabo los ensayos, aunque en este caso el Ministerio de Sanidad debería implicarse, ya que se trata de un dispositivo que facilitaría y mejoraría el parto sin riesgos de lesiones. El investigador explica que no se trata de intervenir durante el parto, la finalidad de su diseño es procurar el bienestar para las futuras mamás.

Por otro lado apunta que el aparato contribuiría a reducir el gasto sanitario, ya que no se debería realizar ningún procedimiento quirúrgico para facilitar el parto, la recuperación de la madre sería más rápida y ocuparía menos tiempo una cama de hospital. Total, que se trata de una inversión que merece la pena que sea considerada por el Ministerio de Salud. Podéis conocer todos los detalles de la presentación de este dispositivo anti desgarros de parto a través de este artículo publicado en la Universidad de Jaén.

Foto | Salimfadhley

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...