¿La cesárea puede incrementar el riesgo de obesidad infantil?

Una investigación concluye que existe una posible relación entre la cesárea y el riesgo de que los bebés sufran sobrepeso u obesidad en la infancia. Los expertos comentan que el hecho de no nacer por vía vaginal, hace que el bebé no sea “impregnado” con bacterias que son beneficiosas para su desarrollo, microorganismos que podrían influir en el menor riesgo de sufrir obesidad.

Cesárea y obesidad infantil

Según los resultados de una investigación desarrollada por expertos de la Universidad de Johns Hopkins (Estados Unidos), la cesárea puede incrementar el riesgo de obesidad infantil. Los investigadores comentan que los niños que nacen por cesárea tienen hasta un 40% más riesgo de sufrir obesidad a la edad de siete años, que los niños que nacen por vía vaginal, además, apuntan que este riesgo se incrementa hasta el 80% si la madre a la que le practican la cesárea sufre sobrepeso u obesidad.

Los investigadores comentan que del estudio se desprende que el parto vaginal ofrece protección contra la obesidad, siendo esta protección más pronunciada cuando se trata de una madre que tiene sobrepeso u obesidad, por lo que una buena estrategia complementaria al resto de acciones para frenar la denominada epidemia del siglo XXI, sería que siempre que sea posible, el parto debe ser por vía vaginal.

La explicación de los expertos a esta curiosa asociación es que los recién nacidos, a través de su paso por el canal de parto adquieren microorganismos beneficiosos para su desarrollo y protección. Esto no es algo que nos pueda sorprender, recordemos que en este estudio se apuntaba que se podían transferir parte de los beneficios de un parto vaginal a un parto por cesárea, exponiendo al recién nacido a las bacterias beneficiosas que colonizan a un bebé cuando el parto se desarrolla por vía vaginal.

También podemos citar otra investigación complementaria a la mencionada, en la que se concluía que los recién nacidos por cesárea, reciben un conjunto de microrganismos diferente al que reciben los recién nacidos por parto vaginal, lo que provoca que estos bebés pierdan la posibilidad de enriquecer el microbioma, algo que deriva en el riesgo de sufrir determinados trastornos metabólicos y enfermedades inmunológicas. Este estudio lo citan los expertos de la Universidad de Johns Hopkins, argumentando que existen evidencias sólidas que relacionan el tipo de microbioma adquirido, con el mayor riesgo de sufrir obesidad.

Para determinar la relación cesárea/obesidad infantil, los expertos analizaron los datos de 1.400 bebés nacidos a término, un 57% eran bebés nacidos de mujeres obesas que dieron a luz por cesárea, el 53% restante eran mujeres que también eran obesas, pero dieron a luz por vía vaginal. Realizaron el seguimiento de los niños hasta que cumplieron los 7 años, constatando la mayor prevalencia del riesgo de sobrepeso u obesidad en los niños nacidos por cesárea.

Este hecho plantea otra pregunta, ¿podría contribuir a reducir el riesgo de obesidad la administración del microbioma vaginal a los recién nacidos por cesárea? Quizá antes de plantear esta pregunta se deberían considerar los riesgos, recordemos que una investigación reciente realizada por expertos del Departamento de Medicina del Imperial College de Londres, concluía que el denominado “baño de bacterias vaginales” en los bebés que han nacido por cesárea podría causar graves infecciones por las bacterias que la madre podría portar de forma asintomática.

Los resultados de la investigación realizada son preliminares y no se han publicado en una revista científica (aunque se publicarán en breve), pero como siempre decimos, será necesario esperar a nuevos estudios que corroboren los resultados que se han obtenido. Un claro ejemplo son los estudios relacionados con el “baño de bacterias vaginales”, dos estudios hablaban de sus beneficios y un último estudio mostró que también tenía riesgos potenciales. Es posible que el mayor riesgo de obesidad en los niños nacidos por cesárea tenga otro común denominador. Podéis conocer más detalles de este estudio que hemos conocido a través de este artículo de Web MD, a través de la página web de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad de Johns Hopkins.

Foto | Rowan Peter

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...