El parto en el agua no ofrece beneficios ni a la madre ni al bebé

Un estudio estadounidense determina que el parto en el agua, concretamente en la etapa expulsiva, no ofrece beneficios ni a la madre ni al bebé, apuntan que incluso puede incrementar los riesgos de salud de ambos.

Expertos de la AAP (Academia Americana de Pediatría) y el ACOG (Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos), han publicado un estudio en el que se concluye que el parto en el agua no ofrece beneficios ni a la madre ni al bebé. Los investigadores apuntan que el uso de la piscina de parto puede ofrecer algunas ventajas durante la primera etapa del parto, reducción del dolor o reducción del tiempo del trabajo de parto, en lo que respecta a la segunda etapa, dar a luz en la piscina no ofrece ningún beneficio e incluso puede ser un riesgo de salud para la madre o el bebé.

La inmersión en el agua se ha sugerido como una alternativa beneficiosa para todas las etapas del parto, llegando a ser el parto en el agua muy popular en todo el mundo. Es verdad que la inmersión durante el trabajo de parto, y concretamente en la fase de dilatación, se asocia a la reducción del dolor, el uso de la anestesia y la duración del trabajo de parto, de todo ello existen evidencias. Pero no hay ninguna respecto a que la inmersión en el agua mejore los resultados perinatales, tampoco se ha determinado la seguridad y eficacia del parto en el agua durante el periodo expulsivo. A esto hay que añadir, según los expertos, que no se ha constatado ningún beneficio de la fase expulsiva en el agua para la madre o para el bebé.

Para los investigadores, la segunda etapa del trabajo de parto, en la que se contempla la etapa del expulsivo, debe considerarse un procedimiento experimental que se debe realizar en el contexto de un ensayo clínico diseñado adecuadamente e informando a las participantes para que sean conscientes de los posibles riesgos. A esto hay que añadir que apunta que la inmersión durante todo el parto no debe impedir o restringir que se realice un seguimiento y se utilice el equipo necesario para poder controlar la salud del futuro bebé y su madre.

Una de las ventajas que se han destacado durante los últimos años para los bebés al nacer dentro de la piscina, es la reducción de la violencia del cambio de medio, ya que el agua y su temperatura, resultan mucho más agradables que el primer contacto con la atmósfera exterior. Sin embargo, en este estudio los especialistas aseguran que la expulsión puede ser un riesgo, puede tener consecuencias fatales para la salud. Por ello apuntan que se han de seguir unos protocolos meticulosos en lo que respecta a limpieza de las piscinas de parto, procedimientos de control de infecciones, vigilancia continuada de la madre y del bebé, y de inmediato y de forma segura, poder sacar a la futura mamá de la bañera ante cualquier indicador de un posible riesgo para la salud.

Parece ser que próximamente darán a conocer otros detalles relacionados con este estudio en el que se facilitan datos sobre el desarrollo de los partos en piscinas o bañeras. De momento y hasta que se faciliten nuevos datos, podéis acceder al estudio con las conclusiones preliminares a través de este enlace.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...